9 cosas que no debes hacer los días previos a tu boda

Prohibido antes de la boda

Estos tips te ayudarán a prepararte y a llegar perfecta a tu gran día.

Imprimir Enviar

Por: Melissa Lara

Se acerca el día de la boda y seguro las emociones las tienes al mil. Estás nerviosa, pero al mismo tiempo ya quieres que llegue el día más esperado de tu vida; te sientes feliz y, por supuesto, con muchas ganas de hacer cambios y transformaciones a tu look. ¡Detente! Antes de que tomar pasos arriesgados, a continuación te decimos cuáles son las cosas que jamás debes hacer en los días previos a tu boda. Créenos, todos nuestros tips te ayudarán a que llegues perfecta a esa fecha. ¡Toma nota!

No tomes de más

Por lo menos unas semanas antes dile adiós a todo tipo de alcohol. Estas bebidas no sólo te sacan de tu estado normal de consciencia, sino que no son nada buenas para tu piel. Si te tomas una cerveza cada tres días, lo más seguro es que llegues súper inflamada a tu boda y, lo peor de todo, es que tu rostro lucirá muy seco y deshidratado. Haz el sacrificio al menos por unos días y mejor lleva contigo una botella de agua o té para disminuir la tentación.

No comas muchos dulces

Es muy bien sabido que los nervios hacen que el hambre se desate en nuestro organismo… ¡Tranquila! Si empiezas a comer muchos dulces en los momentos de más emoción o ansiedad, lo más seguro es que el día de la boda tu vestido se vea un poquito apretado. Sigue una dieta balanceada, haz ejercicios de relajación y evita todo tipo de comidas que puedan acabar con tu magia nupcial.




Shutterstock

Dile NO al insomnio

Jamás pienses que es una buena idea quedarte despierta toda la noche. Tómate unas horas antes de ir a la cama para beber un té relajante, quitar un poco la boda de tu mente, leer una revista que te guste y prepararte para un nuevo día. Si empiezas a caer en la tentación de disminuir tus horas de sueño para dedicarte completamente a la organización, al día siguiente te sentirás cansada, de mal humor y frustrada por no completar tus tareas. Tómalo con calma y descansa.


No te sometas a dietas drásticas

Te pasaste un poco de comida y ahora quieres bajar todos los kilos en menos de dos días, ¿te identificas? Lo más común es que las novias se sometan a dietas súper rigurosas para bajar de peso, sin tomar en cuenta que los cambios drásticos de alimentación pueden significar un cambio en todo tu organismo. Si no comes bien y a tus horas, te sentirás más estrellada, cansada y con menos ánimos para convertirte en la novia perfecta.

Shutterstock

No quieras meterle más cosas a tu boda

Es normal que pases la mayor parte de tu tiempo viendo qué tantas ideas salen en Pinterest y, lo más seguro, es que quieras tener todo en tu boda. Relájate, ¡es sólo un día! Si ya contrataste a los proveedores básicos y ya tienes claro el esquema de tu boda, entonces sepárate de la compu y empieza a visualizar qué tan bonito se verá tu gran día.

No quieras hacer arreglos de último minuto a tan sólo unos cuantos de días de tu boda, y tampoco te obsesiones en tener absolutamente todo lo que está en pantalla. Créenos, tu boda quedará espectacular.

NO quites invitaciones al último momento

Seguro por los nervios y el estrés pre boda has cambiado más de una vez tu decisión de invitar a tanta gente… ¡Ni modo! Las invitaciones ya le llegaron a todos los invitados y, por más que te cueste, avisarles que no podrán asistir a tu boda es una de las peores acciones que podrás hacer. Asume la lista final de asistentes y, llegado el día, diviértete con cada uno de ellos.

Olvídate de ser Bridezilla

A ver, entendemos que estás a punto de vivir una de las mejores experiencias de tu vida y quieres que todo salga perfecto, pero olvídate de portarte mala onda con toda la gente. A nadie le gusta aguantar a una novia que no sabe ser agradecida y linda con la gente que ha estado ayudándola, así que no te conviertas en esa persona.


No quieras cambiar de look repentinamente

¿Ya no te gustó el color de tu cabello?, ¿crees que te verías mejor con un corte pixie?, ¿te gustan los flecos? Todas son opciones que seguramente pasarán por tu cabeza, pero a menos que estés 100% segura del cambio que harás, lo mejor es que esperes a que pase la boda para experimentar con todo lo que traes en la mente. Imagínate que no te gusta cómo quedas… ¡Qué horror!

NO te olvides de hacer ejercicio

Si no quieres caer en una ola horrible de estrés, nervio y emociones, lo mejor que puedes hacer es iniciar una rutina de ejercicio en las semanas o meses previos a tu boda. Si te olvidas de la actividad física, lo más seguro es que no te sientas al 100% para encarar la organización de tu boda. ¡Inténtalo y te sentirás mucho mejor!


 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos