9 cosas molestas que hacen las damas de honor

Damas de honor

Si eres dama en la boda de tu amiga: ¡alto! no caigas en ninguno de estos errores.

Imprimir Enviar

Por: María Fernández Pellón Valdés

Si te escogieron como dama en la boda de tu amiga o familiar y quieres evitar ser la dama de los dolores de cabeza, conoce las situaciones que debes evitar a toda costa.


1. Quejarse de los vestidos


A más de una dama le ha pasado que la novia decide que el vestido perfecto es uno rosa bebé con cuello de tortuga y largo como falda de escuela de monjas. Desafortunadamente, ese modelo no te hizo ver como lo esperabas pero lo que debes hacer es respirar y aceptar la decepción de no ser la más sexy de la boda. Al fin y al cabo es la boda de tu amiga o hermana y hay que darle gusto por lo menos este día. Además, también algo que ayuda es reirte un poco de tu situación y divertirte con lo que tienes. Puedes estar segura de que ella haría lo mismo por ti.


2. Intentar ser el centro de atención


Puede ser que estés acostumbrada a ser siempre la que acapara la conversación, las miradas y planea los eventos, pero cuando se trata de ser dama en una boda es mejor dejar que la novia se convierta en el centro de atención. Recuerda que debes ser siempre diplomática y trabajar en conjunto con las demás damas.


3. Desaparecer del radar durante la planeación


La novia es una mujer ocupada. Sin embargo, así como molestarla en exceso es inapropiado, desaparecer por completo puede ocasionar un arranque de ira que nadie hubiera imaginado. No quiero decir que debes estar disponible 24/7 por si a la novia se le ocurre algo y te marca. Pero es importante que contestes sus mensajes y te muestres interesada en apoyarla. Ayuda a tu amiga en lo más que puedas y ella te lo agradecerá por siempre.


4. Llegar tarde a los eventos 


Puede ser que llegues tarde a un desayuno con las damas, la despedida de soltera o - esperemos que nunca pase - a la boda. Si lo haces puedes dormir segura de que la novia va a querer matarte. Evita hacerla enojar o estresarse, de por sí la planeación de una boda es una carga que muchas veces saca de quicio, no alimentes su estrés. Mejor hazla feliz y llega a todos los eventos a tiempo.


5. Tomar en exceso


A nadie le parece una imagen bonita ver a una de las damas borracha a media boda. Especialmente si se tropieza a la mitad de la pista y alcanza a tirar a una de las tías del novio. Esto va para cualquier invitado pero para las damas es más un deber que un consejo. Las damas son más notorias en una boda, la gente se fija en ellas y la novia está pendiente de que se porten a la altura del evento. Recuerden tomar con moderación.


6. No esforzarse y no escuchar


No te olvides de dar el 100% de tu esfuerzo en el día especial de la novia. Aunque se esté comportando como toda una bridezilla, recuerda que está muy estresada y que en la vida normal es bastante buena onda y la quieres. Si no escuchas con atención sus instrucciones, podrías equivocarte en algo importante y arruinar algún detalle de planeación que tanto le costó a la novia.


7. Estar cruda el día de la boda


Te dió igual y saliste el día anterior y además te pasaste de copas. Ahora parece que acabas de regresar de la guerra y la novia piensa que no tienes ni un gramo de ganas de estar en su boda. Es mejor que el día anterior hagas un plan tranquilo y te prepares para una fiesta inolvidable. Lo único que pasará es que tu amiga se sentirá resentida contigo y tu te sentirás de la patada en la fiesta.


8. Ofenderte si la novia no toma en cuenta todos tus consejos


Siempre habrá muchas opiniones sobre qué hacer y qué no en cuanto a la planeación durante las reuniones que tengas con la novia. No te sientas mal si todas tus ideas al final se ven desechadas.


9. Protagonizar las fotos de la boda


Las fotos de la boda son de los novios, claro en algunas salen las damas pero eso no quiere decir que tú debes ser la estrella del shoot. A los novios no les hará nada de gracias que trates de empujar a las demás para salir hasta adelante o que hagas poses extrañas para "verte mejor". Deja que los novios vivan su momento.


Como último consejo diviértete, ser dama te da oportunidad de ayudar en la planeación de una boda y debes de aprovecharla. Apoya en todo lo que puedas e inspírate.

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos