7 tipos de rostros: consejos para sacarle partido a cada uno

Tipo de cara
Getty Images

Descubre qué peinados y accesorios te van mejor de acuerdo con la forma de tu cara.

Imprimir Enviar

Por: Guadalupe Flores

Todos y todas tenemos distintos tipos de rostro. Es importante saber qué accesorio y qué corte y estilo de cabello nos favorecen más. A continuación te explicamos cómo arreglarte según la forma de tu cara.


Rostro tipo diamante

Características: Frente estrecha, pómulos más grandes en comparación con el mentón, el cual es pequeño.

Tu meta:
Balancear tu cara y evitar que las mejillas luzcan desproporcionadas en relación con tu frente y mentón.

Sácale partido:
Puedes usar aretes grandes que lleguen al nivel de la mandíbula para armonizar tus mejillas. Aprovecha tu morfología para resaltar tus pómulos y maquíllalos con dos rubores. Las chicas con este tipo de cara rara vez presentan arrugas o líneas de expresión a temprana edad pues la misma estructura del rostro impide que estas marcas aparezcan tan fácilmente.

Evita:
Usar aretes (pendientes) de forma triangular o lágrima invertida. Intenta romper el ancho de las mejillas con figuras que te permitan crear un balance con lo angosto de tu mentón.

Cabello:
Añade volumen en la frente y en la coronilla. Descubre tu frente para hacerla más amplia y deja caer gajos de pelo sobre las mejillas. Si te gusta el fleco, que éste sea mínimo. También puedes recogerte el cabello desde la nunca y darle volumen para así crear un efecto visual que alargue tu cara. Usa capas de cabello al nivel de tu frente.


Getty Images

Rostro tipo óvalo

Características: Tiene la frente amplia y el ancho de ésta es proporcional al de las mejillas; el mentón es levemente redondo.

Tu meta:
La mayoría de las mujeres quisieran tener esta forma de rostro pues es armónicamente muy bonito, además de versátil, ya que permite usar muchos más accesorios que cualquier otro tipo de cara. Por lo tanto, tu meta es más complicada ya que debes compensar estilo y proporción. Al poder usar casi cualquier forma de pendiente, tu problema será realmente divertido: ¡comprar muchos aretes!

Sácale partido:
Este tipo de rostro es altamente combinable con cualquier diseño de accesorio. El único requisito es que éste sea proporcional a tu cara: si eres pequeña, usa pendientes pequeños; si eres mediana, aretes medianos. Pero de ahí en fuera, escoge cualquier accesorio que vaya con tu estilo y economía.

Evita:
Salir de tu estilo y proporción. Si lo llegas a hacer lucirás bien sólo en algunas ocasiones, pero el efecto que quieres lograr es resplandecer siempre; además, no te sentirías a gusto contigo misma.

Cabello:
Aquí también tendrás que ir de acuerdo con tu estilo, gusto y proporción. Ningún problema tienes en usar cabello lacio, corto o largo. Una buena opción para ti es llevar peinados de raya de lado o el pelo amarrado en una coleta o chongo alto. El tuyo es un rostro muy armonioso.


Getty Images


Rostro cuadrado

Características: Las caras cuadradas tienen las mandíbulas anchas y son levemente más grandes que la frente. Los ángulos de la quijada son definidos y grandes.

Tu meta:
El tuyo es un tipo de rostro muy interesante porque los ángulos pronunciados que lo conforman te dan la posibilidad de peinarte de muchas maneras y lucir fenomenal siempre. Además, puedes maquillar tu cara de muchas formas. Tu deber es sacarle provecho a tus ángulos naturales.

Sácale partido:
Si maquillas con intensidad la mandíbula podrás verte interesante y sexy.

Evita:
Pendientes en formas geométricas que ensanchen la mandíbula, como podrían ser cuadrados o círculos que caigan al nivel de tu barbilla.

Cabello:
Puedes usar ondas y pelo que enmarquen tu cara, desde flecos hasta pequeños mechones que caigan sobre tus mejillas. Además, el cabello rizado te va muy bien pues genera textura. Procura que el largo no llegue exactamente a la parte más ancha de tu cara, ya que estarías ensanchándola más en lugar de afinarla. Tu largo de pelo debe ser proporcional a tu figura, pero lo ideal en estas caras es llevarlo a la altura de los hombros, con ondas, volumen y algunas mechas en la parte baja. Es decir, debe haber movimiento.


Getty Images

Rostro triangular

Características: Una cara triangular se distingue por tener una frente estrecha, mejillas y mandíbulas más anchas que la frente.

Tu meta:
Debes crear más volumen en la parte superior de tu rostro, ya que el segmento inferior es más grande. Por lo tanto, serás la reina del volumen en la parte superior porque tienes que tratar de equilibrar la amplitud de tu barbilla con la estrechez de tu frente.

Sácale provecho:
Genera volumen con tu cabello. Lleva el cabello suelto, rizado o con mucho volumen.

Evita:
Usar accesorios muy grandes al nivel de la mandíbula o llevar el largo del cabello a esta misma altura.

Cabello:
Corto, para dar volumen en la parte superior y la coronilla. Los cortes que terminan a la mitad de las mejillas son buenísimos para ti. Dejar cabello sobre las mejillas también te dará un toque agradable.


Getty Images

Rostro de corazón

Características: Este tipo de cara presenta la frente corta, pero ancha: es ahí donde se inicia la forma de corazón. Las mejillas son muy amplias y el mentón se reduce, es angosto.

Tu meta:
Es un rostro que llega a ser sexy y muy femenino a la vez, así que hay que potencializar esas cualidades.

Sácale partido:
Usa aretes largos y el cabello al nivel de la mandíbula, así eliminas la amplitud de tus mejillas y logras que se vean balanceadas. De este modo no se notarán tan grandes y te verás muy a la moda, femenina y con estilo.

Evita:
Usar el pelo con cuerpo en las mejillas (sería demasiado volumen para tu cara) y peinarte de raya en medio, mostrarías un rostro desproporcionado con una frente aún más ancha. Por otro lado, un poco de volumen en la coronilla maximiza el efecto de mentón pequeño. Evita usar peinados hacia atrás, muy pegados a las sienes y orejas. Una coleta con volumen en la parte trasera podría ser mejor opción.

Cabello:
Peinarte de raya al lado es sensacional para ti, sobre todo si el largo del cabello va por debajo de la mandíbula y tienes volumen en la parte de arriba. Todo peinado arriba de las orejas crea ángulos y rompe la redondez de las mejillas, así que deberías seguir esa dirección. Si deseas arreglar tu cabello de gala, usa peinados altos, tapa tus orejas y deja caer pelo al frente. Una melena mediana es buena si le das volumen o salidas hacia afuera. Los flequillos cortos y ligeramente ladeados también son recomendables.



Getty Images

Rostro rectangular

Características: La frente es amplia, así como el mentón; las mejillas, por su parte, son angostas. Por ello este tipo de cara se ve larga.

Tu meta:
Lucir un rostro armónico y acortar visualmente su longitud; además, que la delgadez de tu cara sea un factor que te permita realizar muchos peinados y usar accesorios diversos.

Sácale partido:
Tu cabello es la clave. Dale volumen y cuídalo muy bien para que sea un elemento que distraiga de lo delgado de tu rostro.

Evita:
Peinados rígidos en los cuales tu frente quede al descubierto, ya que esto sólo hará que tu rostro luzca más largo. Nada de peinarte de raya en medio. Los cabellos muy cortos, muy lacios o muy largos harán que tu cara se vea aún más alargada, así que no los lleves así nunca.

Cabello:
Si lo usas corto, procura que llegue a la mitad de las mejillas para que así le des volumen a tu rostro. El cabello ondulado es sensacional para tu tipo de cara; llévalo con las puntas hacia afuera. Todo peinado con volumen y movimiento es lo mejor para ti. Los flecos son buenísimos; además, siempre hacen lucir más joven a quienes poseen este tipo de cara. También te favorecen medias melenas un poco más abajo del mentón y mucho fleco.


Getty Images

Rostro redondo

Características: La frente y las mejillas son amplias y la barbilla no es tan pronunciada, pero sí se nota que existe.

Tu meta:
Afinar tus facciones, tratar de romper la circunferencia de tu cara con volumen e intentar alargarla.

Sácale partido:
Estiliza tu peinado con rizos que podrán ir desde la frente hasta las mejillas y más abajo. Aunque no lo creas este tipo de rostro es realmente afortunado porque tiene muchas salidas y estrategias disponibles; además, se arruga menos y visualmente llega a ser muy atractivo pues siempre luce rozagante.

Evita:
Peinados de raya en medio; esta hace que te veas amplia de la cara.

Cabello:
Puedes llevar el pelo por debajo de la mandíbula y al nivel del cuello, así como darle volumen para romper la circunferencia. Un fleco a mechones, despeinado y nada rígido es interesante para disimular el círculo; en gente delgada este efecto luce muy bien. El cabello largo es excelente opción también, aunque hay que recordar que no debe ser demasiado largo si tu estatura es pequeña.


Getty Images


 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos