7 tareas que puedes darle a tu familia en la boda

Familia en la boda

Deja que los miembros de ambas familias les den su apoyo en este día tan importante.

Imprimir Enviar

Por: Sandra Morales Llano

El día de la boda hay mil cosas que atender. Si involucran a miembros de ambas familias para resolver los imprevistos, éstos se sentirán tomados en cuenta y ustedes podrán dedicarse a disfrutar su fiesta.

El interés que muestran nuestros parientes por los preparativos alrededor de los enlaces matrimoniales puede ser abrumador. Sin embargo, en lugar de luchar contra esa costumbre tan arraigada, si tu novio y tú administran sabiamente las ganas que tiene todo el mundo de ayudarlos, tendrán un equipo de asistentes personales sumamente eficiente y todo saldrá a la perfección el gran día.

En los meses anteriores a la boda, cada vez que un amigo o familiar les pregunte en qué puede ayudarles, anoten su nombre en una lista. Dos semanas antes de la fecha podrán reunir a todos los interesados en una especie de junta de producción, la cual servirá para que se conozcan y se vaya cocinando el ambiente tan peculiar que genera una boda.

He aquí una lista de las funciones que puedes repartir entre hermanos, suegros, cuñados, primas, amigas, tías y abuelitas:

Manejo del dinero y la chequera

Entre el romance y la celebración, lo cierto es que siempre hay cuentas pendientes que liquidar el día de la boda. Asigna a alguien de toda tu confianza para que lleve el control con los proveedores y tenga suficientes cheques arrmados previamente.  

Registro de fotos

Es un hecho que la emoción del momento puede hacer que olvides tomarte un retrato vestida de novia con tu sobrino recién nacido o incluso una con tu mejor amiga. Hagan una lista de las fotos que no quieren olvidar, y encomienden a alguien para que se asegure de capturar esos momentos. Lo  mejor es que sean dos personas: una para el novio y otra para ti.

Alimentos y bebidas asegurados

Suele pasar que los novios son quienes tienen más problemas para conseguir un plato de cena caliente o incluso un vaso de agua. Asigna turnos para que en todo momento haya alguien pendiente de que ustedes obtengan lo que necesitan durante el banquete.

Maquillaje en perfecto estado

Las escapadas al baño son escasas en la boda, así que alguien debe asegurarse de que luzcas impecable en todo momento y te facilite papelitos para eliminar el exceso de brillo facial o decirte si te quedó comida entre los dientes. Esa amiga tuya, sumamente fijada, puede ser la encargada ideal para esta tarea.

Recibir llamadas

Nunca faltan invitados que no encuentran cómo llegar a la fiesta, más aun si la boda es fuera de la región donde vives. Para evitar estrés adicional, encárgale tu celular a alguien que domine el arte de dar instrucciones.

¡Córrele!

Siempre se necesita que alguien corra para “encontrar” al novio, la novia o al fotógrafo durante la fiesta para capturar un momento especial. Dos o tres runners que conozcan a tus amigos y familiares más cercanos serán imprescindibles. Aquí puedes involucrar a los primos más jóvenes o quienes tengan una mejor condición física.

Libro de felicitaciones

Muchos invitados agradecerán que les den la oportunidad de manifestar por escrito la alegría que sienten por ustedes. Uno o dos libros que recorran cada una de las mesas puede ser un gran pretexto para que los miembros más longevos de las familias interactúen con el resto de los invitados.

La lista de imprevistos y cosas que atender el día del evento puede ser infinita. Como también lo es el cariño y la disposición de ayudar que manifiestan muchas personas cercanas a los dos.

Involucrar en algo específico a aquellos individuos que insisten en colaborar puede ser lo más sabio. Recuerda que delegar es indispensable tanto para el  bienestar de su relación de pareja, como para su comodidad durante el día de la boda. 

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos