6 señales de que tal vez hablas demasiado de tu boda

Porque es tu tema de conversación favorito

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

Cuando algo nos emociona, el tema se apodera de nuestras cabezas. Se implanta en nuestro cerebro como una única idea que no deja de rondarnos. Es normal, en especial cuando se trata de algo tan importante como el día de tu bodas. El peligro es cuando esta fijación se empieza a convertir en una obsesión y cada café, cada comida, cada salida o cada plática casual termina tratándose de ti y los preparativos de tu boda.


Estas son algunas señales de que quizás, estás pensando demasiado en ella:


1. Prometiste no hablar más de tu boda... y lo sigues haciendo

Llegaste a un punto de autorrealización en el que te diste cuenta que comenzabas a abrumar a tus seres cercanos con el mismo tema, así que por el bien de su amistad, prometiste no hablar más de tu boda pero lo sigues haciendo. Inevitablemente todo te recuerda a la organización de tu gran día y sin importar cuál sea el tema de conversación, para ti todos apuntan hacia él.

Si detectas que se está volviendo un problema incontrolable y la gente te empieza a evitar, pídeles que cuando comiences a hablar de tu boda te paren y te digan "lo estás haciendo de nuevo". Al final, se convertirá hasta en un momento de risas cada vez que alguien detecte tu bodamanía.


2. Posteas sobre bodas en redes sociales... todo el día


No hay nada más cansado para tus amigos en Facebook que el bombardeo constante sobre un tema, que aunque para ti pueda ser el más importante del mundo, no es de su interés. Si no te quieres ganar más de un "Ocultar todas las publicaciones de este ususario" o hasta un "Dejar de ser amigos", controla tus posts.


Abre una cuenta de Pinterest, si es que aún no tienes una, y guarda en ella cuanta inspiración encuentres. Esta es una herramienta personal en la que no obligarás a los demás a ver todo lo que a ti te apasiona. Esto no quiere decir que no puedas compartir nada relativo a tu gran día en Twitter, Facebook o Instagram, únicamente que lo hagas con moderación.


3. Creaste más de un grupo de Whatsapp... todos relativos a tu boda


Tu celular se llenó con grupos como Damas, Familia mamá boda, Familia papá boda, Padrinos, Despedida de soltera, Damas VIP, Comité de vestido, etc. Mandas mensajes, fotos, videos y notas de voz a toda hora porque quieres que todo salga perfecto, o quizás sólo tienes ganas de comentar algo, tal vez únicamente deseas su opinión, realmente no importa, te gusta escribirles todo el día.


Si notas que cada vez menos personas responden a tus mensajes, es un gran indicador de que te estás pasando. Debes parar.


4. Interrumpes a tu prometido en el trabajo... para hablar de tu boda


Has llegado al punto en el que dejaste de respetar horarios. Si te surge una inquietud tomas cartas en el asunto e intentas resolverla en el momento, sin importar cuán pequeña sea ni la hora que sea. Si tu prometido no contesta tus mensajes, le llamas, si no atiende, llamas insistentemente; si aún así sigue sin coger el teléfono, marcas a la oficina, ¿que está en una junta? ¡sáquenlo!

Perder la consciencia sobre el tiempo y el espacio de los demás sólo te generará problemas. Encuentra el momento preciso para cada cosa y aprende a priorizar situaciones.


5. La gente te dice que tienes que dejar de pensar tanto en eso... por tu propio bien


Cuando las personas que te rodean identifican que tienes una obsesión por tu boda comienzan a alejarse sin decir más. Pero cuando se atreven a acercarse a ti para decirte que están preocupados por la forma en la que no dejas de hablar de tu boda, es un indicador de que el problema es grave.


No lo tomes a mal
, ni te sientas ofendida con ellos, en verdad se requiere de valor para decirle a una futura novia algo así y si lo han hecho debe ser porque están genuinamente preocupados por ti.


6. Piensas más en la planeación de tu boda que en tu futuro esposo


Lo sabemos, la fiesta, la decoración y el vestido te provocan una ilusión enorme, pero no pierdas perspectiva, recuerda que el fin último de tu boda, es que tú y la persona que más amas estarán uniendo sus vidas, no la celebración. Hazlo sentir importante y querido, que no crea que la planeación de la boda le está robando a su novia.

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos