6 cosas que pasarán después de que te den el anillo

Estar comprometida

Aunque nadie lo diga, esto pasa después de que te comprometes.

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

¡Felicidades, estar comprometida es increíble! Piénsalo, por fin el amor de tu vida y tú van a reafirmar su amor frente a sus seres queridos y empezarán una familia juntos. Muchas amigas seguro te han dicho que planear la boda es un proceso que hay que disfrutar lo más posible, pero lo que nadie te cuenta son todas las pequeñas “molestias” que debes enfrentar después de que te dan el anillo.

No importa si ellas ya se casaron o si has vivido con tu novio durante años, hay cosas que nunca descubrirás hasta que te comprometas. Claro, estos puntos no aplican para todas, pero es mejor estar preparadas:

Te felicitará gente con la que no hablas hace siglos

Aunque no lo creas, habrá algunos que te preguntarán si están invitados o cuándo será la fecha definitiva. A veces es un poco incómoda esa situación, pero no tienes que invitar a esas personas a tu boda. Si tienes dudas al hacer tu lista, te recomendamos el artículo: 6 pasos para hacer la lista de invitados de tu boda.

Deberás tener tus uñas en perfecto estado

Es muy padre enseñarle tu anillo a todos, pero nadie verá lo hermoso que está si tus uñas están rotas, despintadas o amarillas. Es importante hacerte manicure por lo menos cada dos semanas, ya sea en un salón de belleza o en tu casa.

Te recomendamos pintarte con gelish, así no tendrás que preocuparte por lo menos durante un mes de tener las uñas pintadas.

Contarás la historia de cómo te propuso matrimonio millones de veces

Admitámoslo, por más hermosa y memorable que haya sido la propuesta, llegará un punto en el que hasta le quitarás ciertos detalles a la historia para resumirla, más que nada con gente que casi no conoces (a las amigas y familiares les contarás siempre hasta el último detalle).

Todas tus amigas casadas te darán sus consejos (aunque no se los pidas)

Siempre se aprecian los tips y buenos deseos, pero a veces lo último de lo que querrás hablar será de la boda. Debes tener muy claro cuáles son tus gustos y lo que quieres ese día, porque si no acabarás teniendo rosas blancas en tu boda cuando a ti ni siquiera te gusta esa flor. Acepta todos los consejos que te den, no hay ningún motivo para ponerte a la defensiva, pero si no te convencen no los sigas.

Cambiará la relación con tu novio

Es normal que de repente tengan ciertos desacuerdos respecto a la planeación de la boda, pero es importante que no dejen que esto se salga de sus manos. Si nunca han vivido juntos, esta es la oportunidad para decir lo que les molesta o lo que esperan del matrimonio. No permitas que las diferencias con tu suegra se conviertan en un problema mayor con tu prometido.

Te preguntarán todo el tiempo, cuándo, dónde y a qué hora será la boda

Todos tendrán comentarios y preguntas, pero si ese tema te estresa un poco, lo mejor es sonreír y decirles que todavía no estás 100 por ciento segura.

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos