6 consejos para tener discusiones inteligentes

Discusiones inteligentes

Tomen en cuenta estos puntos para no arruinar su vida en pareja y confianza.

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

Después de la boda todo es mariposas y corazones, pero inevitablemente llegará el momento en el que pelearán por algo. Eso es perfectamente normal, sobre todo porque cada uno tiene diferentes necesidades, opiniones y deseos, pero lo importante es que ambos conserven la calma y practiquen estos puntos para no convertir ese pleito en la tercera guerra mundial.


No terminen hasta que ambos estén de acuerdo


Después de cada negociación, las personas deben estar conformes con los puntos tocados para seguir siendo socios, en las relaciones es igual. No pueden dar por terminada la pelea si alguno de los dos se va a quedar con un sentimiento negativo. La meta es que no acabe con algún tipo de resentimiento.

No traten de “ganar” la pelea


No ataques las ideas de tu pareja, esto puede empeorar las cosas. Si quieres que estén del mismo lado, entiende sus puntos y lleguen a un acuerdo.

No pierdan el contacto visual


Algunas personas pueden llegar a sentir que al otro no le importa el problema o que no está escuchando. Quédense en el mismo cuarto y no dejen de verse para no perder la conexión emocional.


Hagan un seguimiento

Si la discusión fue debido a que uno deja las cosas tiradas y el otro no lava los platos, entonces platiquen un mes después para saber si la pareja está viendo algún cambio. Nadie es perfecto, todos tenemos cosas que pueden molestar al otro, pero, si de verdad hay amor, podemos intentar mejorar para no tener la misma pelea una y otra vez.


Recuerden que son mejores amigos


Ese hombre que elegiste como compañero de vida es tu mejor amigo. ¿Qué tan difícil puede ser hablar como los amigos que son? No se pierdan esa confianza y recuerden que, antes de ser marido y mujer, son confidentes.

Hagan preguntas abiertas

No se anden con rodeos, lo mejor es ir directo al grano y preguntarle al otro cosas que, aunque pueden parecer extrañas, rudas o muy directas, les ahorrarán muchos problemas. Algunas preguntas pueden ser:

¿Eres feliz? ¿Qué crees que necesitas para ser feliz? ¿Qué es lo que más te gusta y menos te gusta de mí? ¿Cuáles son tus sueños? ¿Qué cambiarías si tuvieras todo el dinero del mundo? ¿Cómo quieres que sea tu vida en tres años? ¿Te gusta tu trabajo?

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos