Luces, cámara, ¡acción!

Foto: Scott Beckner

Te damos algunos consejos prácticos para seleccionar al fotógrafo indicado y, sobre todo, para que salgas hermosa en todas las tomas.

Imprimir Enviar

Por: José Antonio Montes De Oca

Las fotos de tu boda serán el recuerdo más preciado que atesorarás por siempre. No sólo serán el fiel reflejo de ese día tan especial, sino que también se convertirán en el legado que podrán conservar tus familiares y las generaciones futuras. Por eso, hay que buscar que las imágenes sean lo más favorecedoras posible. De acuerdo con la fotógrafa profesional Lili Castillo, lo primero que debes hacer es conseguir un maquillista y un peinador de primera para elaborar varias pruebas antes de la boda. Luego tomarte fotos con luz de día. ¡Son muy reveladoras! Y ya durante el gran día es importante que estés relajada y llegues temprano. Adviérteles lo mismo a tu novio y a quienes quieras que participen. “Las novias felices se notan a kilómetros de distancia. Las más fáciles de fotografiar son las que tienen una sonrisa natural”, asegura Lili.

Por su parte, Valeria Ascencio, profesional de la lente con amplia experiencia en bodas, afirma que, además de sonreír, toda novia debe sentirse plenamente hermosa y segura de sí misma. “Ese día, las novias deben recordar la razón que las llevó hasta ahí. He visto novias hermosas opacar su belleza por ataques de neurosis. También he trabajado con algunas que no son tan agraciadas físicamente, pero que lucen bellas gracias a su actitud. Aunque hay que dejar la responsabilidad de los retratos al fotógrafo, siempre ayuda la seguridad y la buena disposición de los novios”, destaca Valeria. Respecto al estilo de tomas, las fotos en movimiento son lo de hoy. Llevar las cosas al extremo es la vanguardia; entre más te arriesgues en todos los aspectos, más originales y divertidos serán los retratos.

Para tus fotos nupciales, no olvides:

1. Cuando busques un fotógrafo de bodas no te guíes únicamente por el material gráfico que te muestra. Debe entender el estilo que buscas.

2. Si no hay química desde la primera entrevista, busca otra opción.

3. Asegúrate, a través de un contrato firmado con suficiente antelación, que el fotógrafo que elegiste será, quien tome personalmente tus fotos.

4. Durante las tomas procura sonreír de manera natural.

5. No adoptes posturas ensayadas; arriésgate a tener movimiento y deja fluir la felicidad que implica tu enlace.

6. En los retratos relajados que muestren el desarrollo de la fiesta evita salir fumando, bebiendo o comiendo.

7. Nunca está de más un retoque de maquillaje. Pídele a una dama (o una hermana) que te ayude a tener a la mano tu polvo y labial para que puedas refrescar tu rostro de vez en cuando y lucir hermosa.

8. Nunca te agaches en las fotos de grupo. Conserva siempre una buena postura y procura que tu outfit se vea completo.

Puntos clave:

1. Usa los anillos, los aretes y el resto de los accesorios. De lo contrario, parecerá un descuido.

2. No hay problema en las tomas donde ambos están de pie. Pero cuando la novia se sienta, debe tener especial cuidado con su vestido. Lo mejor es sólo apoyarse en la orilla de la silla con la espalda erguida.

3. Evita broncearte en exceso antes de tu boda. Entre los efectos del sol y el maquillaje te verás extraña. La cámara registrará grandes contrastes: vestido blanco y piel obscura, lo cual no es armonioso en absoluto.

Todo bajo control

Un buen fotógrafo siempre sabrá cómo sacar tu mejor ángulo. Si eres delgada, trata de mantener los hombros hacia abajo y levanta un poco el mentón. Si eres voluptuosa, procura que te retraten con el velo puesto y lleva tu ramo a la atura de la cintura para que así se disimulen los kilos de más. Las bajitas deben evitar el exceso de accesorios y los ramos grandes. A las altas, en cambio, les favorece pararse con las piernas ligeramente separadas, el cuerpo dirigido hacia un lado y la rodilla un poco flexionada.

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos