Luna de miel en Cuba: playas, mojitos y ¡mucho sabor!

nupcias_luna_de_miel_Cuba

Cuba ofrece playas, arquitectura, arte y mucho sabor. ¿Se animan a conocerla en pareja?

Imprimir Enviar

Por: Jessica Servín

Si para su primer viaje de casados buscan un destino cálido, con atractivos naturales, culturales y mucho sabor, sin duda Cuba es una excelente opción. Esta isla caribeña, asentada en un archipiélago del mar de las Antillas, es perfecta para alojar parejas en busca de romance. ¡Mira nuestras recomendaciones!

La Habana cuenta con barrios que vale la pena recorrer, entre ellos La Habana Vieja, el centro histórico y el Vedado. En ellos podrán apreciar por qué la capital de Cuba es una de las ciudades coloniales que mejor conservan su estilo. Actualmente, un millar de edificios dan fe de su hermosa arquitectura.

Un buen día en La Habana inicia con un desayuno en el lobby del hotel Ambos Mundos, donde Ernest Hemingway escribió los primeros capítulos de su novela Por quién doblan las campanas. Les sugerimos que después sigan por la Plaza de Armas, para más tarde comer en el restaurante-bar Floridita (calle Obispo 557), la cuna del daiquirí; soliciten el de la casa, sin azúcar pero con más ron. Siéntanse dichosos de poder brindar ahí por su amor.

Otros sitios destacados de La Habana Vieja son la Casa de Gobierno y el Palacio de los Capitanes Generales, que hoy alberga el Museo de la Ciudad; el palacio del Segundo Cabo, ahora Ministerio de Cultura; el palacio del Conde de Santovenia, donde se instaló uno de los primeros hoteles de la ciudad, y la fortaleza de la Fuerza, convertida en el Museo de las Armas.

Finalmente, recorran los pasillos del Mercado de Artesanías y la Plaza de la Catedral, o bien caminen por el Paseo del Prado. Antes de regresar al hotel, lo más recomendable es ir a La Bodeguita del Medio (Empedrado 207). El lugar, con las paredes firmadas por sus visitantes famosos, se caracteriza también por los manteles con la receta del mojito, otra de las típicas bebidas cubanas.



¡A sumergirse!

 
Moderno complejo turístico acondicionado con un puerto deportivo y donde cada año se realizan torneos de pesca, la Marina Hemingway tiene una vista espectacular: cientos de yates cuyos viajeros permanecen en la isla. Una gran idea es rentar alguna de las lanchas para turismo y navegar, durante un par de horas, por el mar turquesa propio del Caribe. Al regresar degusten unos moros con cristianos, plato típico a base de frijoles y arroz, en el restaurante Papa, donde se conocieron Fidel Castro y Hemingway.

Una actividad que no pueden omitir mientras permanecen en la Marina es el submarinismo, junto con un sinfín de otras actividades acuáticas. Aquí hay un centro de buceo y dos excelentes puntos de inmersión en mar abierto para ver las barreras coralinas. Si desean quedarse una noche, pueden hacerlo en las cabañas con piscina y visitar por la noche el bar Fiesta o cenar en La Cova Pizza Nova.

Sólo para enamorados

 
Arena blanca y naturaleza son elementos que definen a Varadero, una península con 22 kilómetros de playa que forma una franja paralela a las aguas del Caribe. Para conocer el lugar tomen un paseo a caballo o en carreta. Cabe mencionar que el desarrollo turístico dispone de una oferta de hospedaje no menor de la categoría cuatro estrellas.

Las excursiones ecoturísticas constituyen otra posibilidad interesante. Por ejemplo, pueden visitar la Reserva de Varahicacos y la Península de Zapata, ambas con actividades para escalar, observar la flora y practicar la caminata. Para los más intrépidos, este sitio pone a su disposición los afamados saltos en paracaídas. Todas las actividades se ofrecen en las oficinas de turismo instaladas en los hoteles o en los módulos de información ubicados en distintos puntos de Varadero.



Exploren una cueva


La exploración de cuevas está adquiriendo cada vez más popularidad entre los visitantes de Varadero. Esto es posible ya sea mediante un recorrido a pie o buceando, si bien en cualquier caso hay que dejarse guiar por los expertos. Entre los lugares más fascinantes están las cuevas de Bellamara, Neptuno, de Ambrosio y de Los Musulmanes. Para contratar los servicios sólo tienen que solicitarlos en el hotel. Asimismo, incluyen el equipo y el entrenamiento, además de una foto que se obsequia a la pareja para que perdure entre sus recuerdos.

Y además…


Para disfrutar La Habana a cabalidad, nada como una visita al Castillo del Morro, una fortaleza parecida a la de San Juan de Ulúa pero con dimensiones monumentales. Ver la ciudad desde ese punto, especialmente cuando empieza a caer la tarde, es una de las cosas más románticas que pueden hacer. Entre los mayores encantos de Cuba destaca su gente, así que regálense un tiempo para compartir historias y sonrisas con los cubanos.


Relacionado: 7 cosas que debes empacar para tu luna de miel

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos