50 sombras de Grey: juegos eróticos para intentar en pareja

Foto: Focus Features

Algunos juegos recurrentes en el filme para que los pongas en práctica con tu pareja.

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

La película 50 sombras de Grey, que retrata el apasionado idilio de dos amantes, está en boca de todos. Y, ¿cómo no si lleva a la pantalla grande todas nuestras fantasías? Una cosa es cierta: esta película podría enseñarnos algunas cosas sobre la vida íntima en pareja. Te compartimos algunos de los juegos recurrentes en el filme para que los pongas en práctica con tu ser amado:


Cubrirse los ojos

Christian saca el antifaz del bolsillo de atrás.
- “Creo que ya has visto bastante” – murmura.
Me pone el antifaz por encima de la cabeza hasta cubrirme los ojos. Se me acelera la respiración.
- “¿Por qué es tan erótico no ver nada?”

Dicen que la vista es uno de los sentidos más eróticos, pero muchas personas encuentran igualmente excitante el hecho de mantenerlos cubiertos en un encuentro íntimo. Christian Grey suele cubrir los ojos de su amante con un antifaz de terciopelo mientras la acaricia suavemente. Así ella no puede anticipar sus movimientos, y todo lo que él haga es una sorpresa. ¿Te gusta la idea? Pídele a tu pareja que se cubra los ojos con un pañuelo y explora sus rincones más recónditos. ¡Luego será tu turno!


“Ver, pero no tocar”

Su pulgar me roza el labio inferior y contiene la respiración. Me mira fijamente a los ojos, y por un momento, o quizá durante una eternidad, le sostengo la mirada inquieta y ardiente.

Otras parejas encuentran muy excitante el hecho de atarse de manos a la cama para inmovilizarse. Así, por más que quieran, no podrán acercarse para tocar a la otra persona y tendrán que “conformarse” con mirar. Este juego es perfecto para incrementar el deseo sexual en el jugueteo previo. ¡Desátalo hasta que sientas que ya no puede contenerse!



Bondage

“Me gusta el control que me proporciona, Anastasia. Quiero que te comportes de una forma concreta y si no lo haces, te castigaré, y así aprenderás a comportarte como quiero”.

Si quieren ir un poco más allá, pueden explorar el atrevido mundo del bondage. Esta práctica, surgida en la antigüedad, consiste en atar a la pareja con cuerdas, cintas o telas para inmovilizarla mientras se le proporciona placer. Aunque tiene sus orígenes en la tortura, hoy día es un juego erótico que no es cruel ni violento: por el contrario, se basa en que ambas partes estén de acuerdo en jugarlo y establezcan límites. Puedes usar lencería de cuero o encaje y ayudarte de algunos accesorios como cadenas o telas.


Esposas

Christian saca del cajón unas esposas de metal. Son macizas y el metal está frío.
- “Tengo ganas de usarlas contigo ahora. ¿Quieres jugar?” – me dice Christian en voz baja, y el deseo explota en lo más profundo de mi vientre.
- “Sí” – jadeo.
- “Esto no va a doler, Anastasia. Pero va a ser intenso. Muy intenso, porque no voy a dejar que te muevas. ¿Entendido?”

Otro método para añadirle picante a tu vida íntima es usar esposas para atarse a la cama. Si deciden intentarlo, deberán elegir las esposas adecuadas: unas que estén acolchadas o recubiertas con tela para no lastimarse. Tomen turnos para complacer a la otra persona, primero con un baile sensual y después, con una sesión de besos y caricias. ¡El mismísimo Grey morirá de envidia!


Relacionado: Juegos de rol para parejas, ¿en qué consisten?

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos