5 tradiciones de boda que definitivamente puedes romper

Estas son las costumbres de boda que puedes cambiar para tener las cosas a tu manera

Imprimir Enviar

Por: Érika Gutiérrez

Tu boda es la celebración del amor y el compromiso que has asumido con la persona que más amas en el mundo, y ningún tipo de tradición o creencia te garantizan un futuro feliz y pleno, eso es algo por lo que se trabaja todos los días y se logra a base de esfuerzo, respeto y cariño.

Por eso, aunque las tradiciones de boda sean lindas, si no van contigo, rómpelas y crea tus propias reglas, sé completamente única y auténtica con la complicidad de tu pareja. Algunas costumbres vienen desde épocas lejanas y en el presente su significado algunas veces pierde validez y sentido.


Estas son las cinco tradiciones de las que definitivamente puedes despedirte:


1. La novia debe ir de blanco


Lo entendemos, el blanco representa pureza, pero todos los colores tienen un significado especial, el rojo por ejemplo, simboliza amor y sensualidad; el azul, libertad  y sueños; y el rosa, cariño y feminidad. Podrá ser una de las tradiciones más arraigadas, pero no es mandamiento usar blanco total el día de tu enlace.


Recuerda que es tu boda y puedes elegir el color que te haga sentir más cómoda y feliz. Si María Teresa de España se casó vestida de negro, Catalina la Grande utilizó un vestido color plata, y Reese Whiterspoon vistió de rosa para caminar al altar, ¿por qué tú no podrías utilizar un vestido azul, rosado o hasta amarillo?


Muchos diseñadores nupciales han tratado de cambiar este esquema por años, introduciendo en sus colecciones piezas en colores que se alejan del tradicional blanco, marfil o beige claro, para invitar a las novias a atreverse a llevar nuevos matices a su ceremonia.

Vestido-de-novia-verde


Foto: Susan Dean


2. El novio no puede ver a la novia antes de la boda


La tradición se remonta a una época en la que los matrimonios eran arreglados y los novios no se conocían hasta el momento en que debían darse el sí para evitar que alguno se arrepintiera. Después, se le dio un significado más romántico en el que se decía que el novio no debía ver a la novia antes de la boda porque se perdería el encanto de la espera, la emoción y la sorpresa.


Ustedes pueden romper esa tradición porque bien saben que ninguno de los dos se va a arrepentir. Además, verlo antes del gran “sí”, les dará oportunidad de calmar los nervios, de liberar sus emociones y si así lo desean, de hacer fotos espectaculares y completamente románticas.


Leer: 6 ideas de foto de la primera vez que los novios se ven

Primer-vistazo-fotos


Foto: Peter Mahar Photography

3. Todas tus damas deben ser mujeres


La función de las damas de honor
es apoyar, acompañar y ayudar a la novia en todo lo que necesite para evitarle cualquier tipo de complicación y apoyarla cuando lleguen los nervios y el estrés, por esto, las mejores damas de honor, son las personas con quien te sientas más cómoda y quienes sabes que estarán contigo cada segundo. No hay por qué eliminar a tus amigos hombres de los posibles candidatos.


Ya sea que se trate de tu mejor amigo o algún familiar, te ayudará en funciones que sin importar el género, hará con todo gusto para que tengas la mejor boda posible.


Damas


Foto: Vanilla Photography

4. La mesa de regalos debe ser de cosas para el hogar


Si tú y tu pareja ya viven juntos y tienen todo lo necesario en casa, si simplemente las cosas materiales no les causan emoción, o si siempre han querido hacer algo que ahora los invitados a su boda les pueden regalar, ¿Por qué la mesa de regalos habría de limitarse a estar conformada por artículos para el hogar?


En la actualidad, existen decenas de opciones para crear una mesa de regalos de experiencia con actividades que les gustaría realizar durante su luna de miel, sus invitados pueden regalarles un par de boletos para el teatro, un día de spa o incluso los pueden ayudar a financiar el viaje.


Si lo suyo es más hacia el lado filantrópico, también existen sitios en los que pueden crear mesas de regalo sociales o ecológicas en las que los invitados pueden donar a la causa que los novios hayan elegido.


5. No pueden vivir juntos hasta casarse


Actualmente, miles de novios deciden vivir juntos antes de casarse para aprender cómo vivir en pareja y observar cómo se desarrolla su relación en un ambiente completamente nuevo. Esto es una gran idea ya que les ayuda a conocer más a su futuro esposo y comprobar si realmente podrán con la convivencia diaria.

Si mientras vivieron juntos lograron hacerlo armoniosa y románticamente, entonces pueden estar seguros que el estar casados sólo agregará un toque de compromiso a su vida. Si no lo lograron… estarán felices de haberlo intentado antes de haberse casado.

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos