5 preguntas que suelen hacerse las novias antes de casarse

Novia dudosa

Es normal tener dudas antes de la boda. Descubre si alguna de éstas tiene que ver contigo.

Imprimir Enviar

Por: Melissa Lara

Además de la anticipación para que llegue el día de la boda, el proceso de adaptarse a la idea de dar un paso tan importante puede resultar un tanto complejo. De antemano, podemos adelantarte que tener dudas es muy común, sobre todo cuando estás a punto de cambiar tu vida para unirte a la de alguien más.

No te precipites y mejor aprende a lidiar con las 5 dudas más comunes que tienen las novias antes de la boda y el matrimonio. ¿Te ha pasado?

“¿Qué tal que no estoy lista?”

Esta es una de las preguntas más comunes que suelen hacerse las chicas. A ver, es probable que estés nerviosa y que no sepas a ciencia cierta qué te depara en tu vida de casada, pero estamos seguras de que de cierta forma ya conoces la respuesta.

Si eres capaz de visualizarte con el amor de tu vida, si estás segura de que él es el chico para ti y de que su amor podrá superar cualquier obstáculo, entonces ¡no te preocupes! Si tus dudas son más profundas y no estás 100% segura de tu amor por él o viceversa, entonces lo ideal es aclarar tu mente y estar lista para el paso que sigue. Tranquila, ¡seguro serás la mejor esposa!

“¿Qué pasa si ya no siento amor por él?”

¡Uffff! Seguro te ha pasado esto por la mente más de una vez, ¿no? El matrimonio tiene un sinfín de mitos, verdades y obstáculos que tendrás que enfrentar. Es posible que, con el paso del tiempo, el enamoramiento ya no sea el mismo que solían tener como novios, pero velo por el lado bueno: tienes a un compañero que te acompañará en el camino de tu vida, a quien amarás por siempre y con quien podrás tener una familia.

Además, acuérdate que el enamoramiento es un sentimiento meramente superficial, mientras que el amor es la decisión que le pone sabor a la vida y mueve al mundo (sí, aunque parezca cursi). Ten por seguro que, con el paso de los días, su relación se verá más fortalecida que nunca.

“¿Y si nos aburrimos de estar juntos?”

Es muy habitual que la gente comente que el matrimonio puede convertirse en una rutina. En efecto, claro que puede ser así, como también tu vida de soltera puede convertirse en una monotonía horrible. ¡Tranquila! Es muy importante que entiendas que tu vida de casada debe ser aderezada cada día con detalles, experiencias y un plan de vida que los haga crecer a ti y, por supuesto, a tu esposo.

El secreto está en enfrentar los retos, no conformarse, conocerse cada día, platicar, hacer actividades nuevas, pasar un momento a solas y disfrutar del presente ¡a cada segundo! Sólo así podrás estar segura de que jamás, en serio jamás, te aburrirás de estar con el amor de tu vida.


“¿Debí haberme casado con mi ex?”

Si tuviste una relación lo suficientemente duradera con alguien más, seguramente te preguntarás más de una vez si tu futuro estaba con él. Es muy normal que pienses eso, pero también entiende que las cosas pasan por algo y que por alguna razón no estás con tu ex (seguro tampoco era tan perfecto).

Revive los mejores momentos con tu pareja, ponte a pensar en todas las razones por las cuales lo amas, descubre qué fue exactamente lo que te atrajo de él y por qué será un excelente esposo para ti. La mejor recomendación es que dejes de vivir en el pasado para concentrarte en todo lo bueno que traerá tu futuro con tu prometido, con tu mejor amigo de por vida.

“¿Qué tal que nos divorciamos?”

¿Mi mejor consejo? No llegues al altar pensando en la posibilidad de divorciarse, porque lo más seguro es que terminen por hacerlo. Quita esa idea de tu mente y asume que habrá problemas que deberán enfrentar juntos.

El amor es una decisión, por lo que debe permanecer firme sin importar cuántos obstáculos se presenten en el camino; pasar el resto de tu vida con alguien no es nada sencillo, así que debes asumir que su unión será para siempre.

Lo más importante es que no les des demasiada importancia a las dudas que tengas, a menos que de verdad haya algo en ti que no te haga sentir segura. Si estás pasando por un momento algo duro, lo ideal es que pienses si estás lista para casarte, o bien, si prefieres esperar un poco más.


 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos