5 cosas que NO debes decirle a tu suegra

Suegra cuidado

Evita decirle estas frases para que no empieces tu matrimonio con el pie izquierdo.

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

El tema de las suegras es difícil. Para algunas mujeres es realmente una pesadilla tener que convivir con ellas mientras que para otras es como hablar  con una segunda madre. Todo depende de la personalidad que tengan, ya que, como dijimos en un artículo anterior, hay distintos tipos de suegras: la sobreprotectora, la que te sermonea, la que cree que no mereces a su hijo, la chantajista, la que quiere ser tu amiga, entre otras.

Ella y tú nunca van a estar completamente de acuerdo cuando se trata de la planeación de la boda, pero tampoco es bueno que empieces tu matrimonio con el pie izquierdo. No importa si es tu mejor amiga o no, hay ciertas frases que definitivamente no le puedes decir a tu suegra:

“No, eso no va a pasar”

Ya sea que haya ofrecido una sugerencia para ese día o ponga de ejemplo algo que ella hizo en su boda, no te muestres indiferente a sus opiniones. Sí, tal vez piensas que sus gustos son anticuados y que no reflejan lo que ustedes quieren ese día, pero al menos debes pretender que te interesan sus puntos de vista. No estás obligada a aceptar, escúchala y, si al final te sigue sin gustar la idea, dile que no educadamente.

“No necesitamos tu ayuda”

Tal vez no quieres abrumarla con mil pendientes, pero ten cuidado con la forma en la que te expresas. Ella podría sentirse excluida e ignorada. Si te está ofreciendo su ayuda es porque quiere ser parte de la boda de alguna forma. Si sientes que ya tienes todo bajo control, explícale que no quieres molestarla y si insiste no te niegues y dale algunas tareas simples.

“¿Vas a usar eso en mi boda?”

Puede ser que haya elegido algo muy viejo, revelador o de un color feo (puede ser hasta blanco), pero hay formas de decir las cosas. Si inmediatamente te expresas de una manera ofensiva, habrá tensión entre ambas partes.

Hazle saber que te preocupa que se vea bien y dale algunos consejos para mejorar su vestimenta. Dile que quieres ayudarla, vayan a comer juntas y compren un vestido. Matarás dos pájaros de un tiro: pasarás tiempo de calidad con ella y la ayudarás con su ropa.

“¡Ya no es tu niño chiquito!”

Esto es lo peor que puedes decir. Es normal para cualquier madre sentir que va a perder a su hijo o hija después de casarse, por eso quiere seguir sintiéndose útil para él o ella. No importa que tu futuro esposo tenga a una nueva mujer en su vida, para su madre él siempre era su niño chiquito, así que olvida esa discusión.

"Mi familia lo hace diferente"

No es un concurso. Sabemos que cada persona tiene sus tradiciones, pero al momento de casarte las familias pueden crear nuevas. A tu esposo no le va a gustar que te la pases comparando todo, además, no te estás casando sólo con él, sino con toda su familia. Trata de aceptar la forma en la que ella hace las cosas aunque no estés acostumbrada.

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos