3 puntos básicos para un look bronceado perfecto

Auto bronceador

Aunque no vayas a la playa antes de la boda, hay productos que te darán el tono ideal.

Imprimir Enviar

Por: Rita Domínguez

Seguramente cuando se acerque la fecha de tu boda, empezarás a pensar en lo bien que te vendrían unos días de playa para lucir un súper bronceado con tu vestido de novia. Pero la realidad es que casi ninguna de nosotras tenemos tiempo para eso. 

Como buena beauty blogger, odio las camas con lámparas UV, no te las recomiendo. Además, hoy en día hay un millón de autobronceadores increíbles que pueden darte ese color tan deseado, muy natural y sin riesgos. Para evitar llegar al altar pálida y con un tono gris fúnebre, aquí te digo lo que puedes hacer:

Primer punto

¿Qué necesito? Pues para empezar, debes escoger el tipo de autobronceador que más te guste, los hay en mousse, gel, loción, spray, crema y toallitas. A mí en lo particular me gustan los que vienen en mousse o gel, ya que se secan muy rápido. Si no tienes mucha experiencia, busca los que tienen “bronzer” o tinta, así cuando lo apliques verás si te estás poniendo más en un lugar que en otro.

Otra cosa que se ha vuelto indispensable en mi rutina de bronceado es un guante. Venden muchos de distintas marcas especiales para esto. Son un básico, ya que te ayudan a que la aplicación sea uniforme y a que no te manches la mano (¡Bye bye manos de zanahoria!).

También necesitas un exfoliante, es importantísimo que elimines todas las células muertas y dejes la piel lo más limpia posible para que no te queden manchones.
Y por último, tu crema de cuerpo hidratante normal, la que usas diario. Sirve cualquiera.

Segundo punto

¿Cómo lo hago? Primero aprovecha cuando estés en la regadera para exfoliarte hasta el último rincón de tu cuerpo. Pon especial atención en las zonas más secas como tobillos, rodillas y codos.

Con la piel totalmente seca, aplica tu crema en los pies y manos, mucha cantidad en las uñas y una capa ligera en tobillos, rodillas, codos y muñecas. Ahora sí, con el guante y con movimientos circulares reparte muy bien el autobronceador. Empieza por los pies y sube hacia la cabeza. Hazlo lo más parejito que puedas. No olvides lavarte muy bien las manos aunque hayas usado un guante.

Tercer punto

¿Y para terminar? Te sugiero que esperes al menos dos horas para vestirte. Si quieres evitar que se te marquen los tirantes, los resortes de la cintura o de los calcetines, espera todo lo que puedas (¡más si tu vestido es strapless!). Lo ideal es que lo dejes toda la noche pero, si no tienes tiempo, con dos horas debe ser suficiente.

Cuando despiertes, báñate para retirar todos los excesos y para que veas el color tan padre que te quedó, pero sobre todo para que elimines ese olor asqueroso que dejan estas cosas ¡eeewww!

Si ves que en algunas zonas no está uniforme, o que te quedaron manchas, usa jugo de limón en una toalla y frota hasta retirar el producto. También puedes intentar aplicar más autobronceador si te faltó color.

Y ¡listo! Este bronceado perfecto durará tres o cuatro días, pero ya sabes lo que tienes que hacer para mantenerlo, sigue todos estos pasos otra vez. Yo te espero en Rita y Punto, con un colorzazo mejor que el de JLo, para darte más consejos.


 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos