3 aspectos a considerar antes de comprar una propiedad

¿Piensas comprar? Adina Chelminsky, experta en finanzas personales, te da algunos tips.

Imprimir Enviar

Por: Guadalupe Flores

Como seguramente ya sabes, comprar una casa o un departamento no es una decisión que deba ser tomada a la ligera. Todo lo contrario: es una de las decisiones más importantes que harás en tu vida. Así que, antes de hacer una inversión tan grande, analiza detalladamente tu situación actual –tanto económica como emocional y de pareja–. Según Adina Chelminsky, especialista en finanzas personales y autora de 4 libros bestsellers, éstas son tres cosas clave que debes considerar:


Aspecto económico

Primero, lo primero: define de cuánto dinero dispones. Considera que no sólo pagarás la casa en sí misma, sino también los gastos que se deriven de la compra, como muebles, remodelación y escrituras.

Asimismo, evalúa el impacto que tendrá la compra del inmueble en tu economía a mediano y largo plazo. Mudarte de residencia implica muchos cambios en tus patrones de gastos. Es importante que tengas claro cuánto pagas actualmente de mantenimiento, predial, agua, luz y renta para que puedas comparar de qué modo se afectaría tu presupuesto con los nuevos pagos que tendrás que hacer.


Aspecto práctico

Es importante que tengas claras las razones por las que deseas comprar un inmueble y mudarte del lugar donde vives hoy. Como esta decisión representa nuevas responsabilidades en tu vida, lo mejor es que te cerciores de que no se trata solamente de un capricho. Haz una lista de tus motivaciones para darle ese giro a tu vida: ¿te cambias para estar más cerca de tu trabajo? ¿Quieres vivir en una zona más bonita o segura? ¿Deseas mudarte a un sitio con más espacio? ¿Quieres heredar una propiedad a tus hijos?


Aspecto emocional

¿Te sientes emocionalmente estable? ¿Tu relación de pareja es sólida? Recuerda que adquirir una propiedad –más aún si lo haces con una pareja– es establecer un compromiso económico a largo plazo. ¡Y no cualquier compromiso! Así que si no tienes un trabajo fijo, no te sientes emocionalmente estable o tu matrimonio tiene serios altibajos, mejor espera antes de echarte encima tal responsabilidad.

Si ya pensaste a profundidad en estos tres aspectos y los tienes completamente bajo control, ¡estás lista para hacerte de un inmueble! Mira estos consejos para comprar una casa o un departamento.


Relacionado: Comprar o rentar, ¿cuál es la mejor opción?

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos