Cómo elegir el mejor menú vegetariano para tu boda

Nupcias_boda_vegetariana

La ausencia de carne no debe ser un impedimento para que tus invitados gocen de un gran menú.

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

Si prefieres no comer carne, seguramente te has preguntado más de una vez cómo le harás para satisfacer a tus invitados el día de tu boda. ¡No te preocupes! Hoy día existen muchas opciones para crear un menú delicioso cien por ciento vegetariano. Sigue leyendo y entérate de nuestros consejos. 

Una boda personalizada, que tenga el sello de los novios, es casi seguro una boda exitosa. Así que los invitados seguramente apreciarán un menú adaptado a los gustos de los futuros esposos.

Para abrir el apetito opta por aperitivos muy gourmet hechos con ingredientes orgánicos. ¿Un ejemplo? Bolitas de queso de rancho con piñones, empanaditas de elote o espinaca, croquetas de tofu, bolitas de falafel, hojas de parra rellenas de arroz... Si el día del evento hará calor, puedes optar por servir una sopa fría de aguacate o de betabel, muy al estilo polaco; si hará frío, opta por una crema de zanahoria o tomate.

Una ensalada es una gran opción para abrir el apetito. Consigue ingredientes orgánicos y de preferencia locales; si tu boda será en primavera, asegúrate de incluir frutos como kiwi, mango, fresa o uvas. Puedes servir también un rico ceviche de setas. Si será en meses fríos, incluye otros ingredientes como espárragos, alcachofas, cereales o pasta. También puedes servir un plato de verduras braseadas, espárragos gratinados o una humeante cazuela de hongos.

El segundo plato siempre debe ser más contudente. Puedes servir un par de calabazas rellenas de queso fresco y semillas, un filete de seitán a la plancha bañado en salsa de tomate, un pastelito de cereales acompañado con ensalada o una lasaña de espinacas y berenjena. ¿O qué tal, en un ambiente un poco más informal, una deliciosa pizza de vegetales hecha al horno de manera artesanal?

En el postre puedes dar rienda suelta a tu imaginación: puedes servir unas jugosas brochetas de frutas bañadas en chocolate (manzana, plátano y fresas si es verano, moras si es en invierno), unas tartas de chocolate blanco con zarzamora, un mousse de mango o mamey, una tarta de manzanas orgánicas... 

No olvides ofrecer café o té al final de la comida. ¡Te aseguramos que será un éxito rotundo!

Tips:

Procura crear un menú que incorpore diversas texturas y sabores contrastantes; así ningún invitado se aburrirá de comerlo.

Busca que los platillos incluyan colores vivos: puedes pedir que se usen frutas de la estación o incluso pétalos de flores comestibles para adornar los platos. 

Acompaña con un vino local o cervezas artesanales. 

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos