15 enseñanzas del Feng Shui para tener un hogar en armonía

decoracion_armoniosa

Sigue estos consejos del Feng Shui para que tu hogar sea un lugar lleno de buena vibra.

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

Seguramente has escuchado hablar del Feng Shui, esa disciplina ancestral china que busca generar armonía en los espacios a partir de la distribución de los objetos, los colores y la decoración, entre muchos otros elementos. Para este sistema, un hogar en armonía contempla muchos factores que van más allá de lo visual. ¡Mira estos tips básicos para conseguir una casa llena de energía positiva!

Elige una casa o un departamento que tenga alguna "protección" a sus espaldas. Puede ser una montaña, otro edificio o una casa; esto generará una especie de muro de contención de la energía para que ésta no se escape. 

De ser posible, busca que tu casa o departamento cuente con un espacio abierto al frente, donde se encuentra la entrada. Puede ser un patio delantero, un parque o una plaza. La idea es que tu vista no se encuentre bloqueada. Imagina que estás sentada en un sillón, con tu espalda apoyada en un buen respaldo y, adelante, espacio suficiente para estirar las piernas.

Es deseable que a los lados de la casa existan estructuras de contención, dos construcciones que simbolicen los animales protectores del Feng Shui: el Tigre Blanco y el Dragón Verde. Éstos serían algo así como los apoya-brazos del sillón.

Una casa construida en la cima de una montaña no tiene protección por ningún lado, está indefensa de la lluvia y azotada por el viento y los imprevistos. Lo mismo sucede con los departamentos que se encuentran en los pisos más altos de un edificio, y que sobresalen del resto de las construcciones de una ciudad. En un edificio, elige siempre los pisos intermedios: ni los primeros, ni los últimos.

En cuanto al entorno, objetos como postes de tendido eléctrico, postes de alta tensión, antenas y grúas proyectan una energía negativa hacia tu casa, conocida en el Feng Shui como Sha Chi. ¡Sobre todo si apuntan hacia tu puerta principal o tus ventanas! No es negativo que existan árboles que proporcionen sombra a tu casa, pero asegúrate de que no estén demasiado pegados y que no bloqueen el camino hacia la puerta de entrada.

El camino que dirija a tu casa debería ser idealmente curvo y sinuoso, y no una línea recta. 

Asimismo, cuida que no haya objetos que obstaculicen este camino, como árboles o fuentes. Todo objeto grande situado delante de nuestra puerta bloquea la energía nutriente.

La puerta de entrada, la "cara" de nuestra casa, debe estar siempre bien cuidada. Éste es un punto vital en el Feng Shui. Mantenla bien pintada o barnizada, con sus manillas y bronces brillantes, un par de plantas a cada lado que la realcen, un bonito tapete... en fin, un lugar que dé la bienvenida. Cuenta una leyenda china que, si tu puerta principal está descuidada, los dioses de la fortuna y la buena suerte pasarán de largo. 



El dormitorio es un lugar de descanso. ¡Evita saturarlo con aparatos electrónicos!


Si no tienes un jardín propio, busca un hogar que tenga un parque cerca. Visítalo con frecuencia y paséate entre los árboles para absorber su energía. En la cultura china, los árboles perennes simbolizan longevidad y salud, porque no se desprenden de sus hojas ni "mueren" en el invierno.

La parte delantera de la casa es yang; está más cerca de la calle, del movimiento y del ruido. En esta área se recomienda colocar la sala, el comedor y la cocina; es decir, las áreas más sociales. La mitad trasera es la parte yin: más protegida y con menos ruido, ideal para los dormitorios, que necesitan tranquilidad, intimidad y protección.

El dormitorio, nuestro último refugio, debería ser un lugar de descanso. No se recomienda guardar allí computadores, televisores ni equipos de sonido. ¡Después nos quejamos de que sufrimos insomnio y tenemos que tomar pastillas para dormir! Si te gusta ver una película antes de dormir, cuando apagues el televisor, desenchúfalo y tápalo con una funda plástica.

Evita colocar espejos en las habitaciones. En todo caso, colócalos adentro de la puerta del armario; así se encontrará oculto. 

La cama no debería estar situada bajo una ventana. Lo mejor es tener en nuestra cabecera una pared sólida, que nos brinde apoyo y protección.

La cocina no debería estar a la vista desde la puerta principal. En caso de ser así, lo más recomendable es mantener la puerta cerrada.

La limpieza y el orden son básicos, pues sólo así el Qi (la energía vital) fluye con libertad. Allí donde hay desorden, suciedad y mal olor, hay un Qi estancado. Una limpieza y ordenamiento de closets y desvanes puede ser un buen comienzo. 

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos