Decorar tu dormitorio con matices blanco

El blanco es sinónimo de pureza, amplitud y claridad, por lo que es capaz de dar un aire fresco al ambiente. No se trata de que conviertas tu habitación en un hospital, sino de que introduzcas leves toques de color, pero siempre manteniendo la claridad del ambiente.

 

El uso del color blanco puede ser una gran elección en el caso de lugares pequeños o si eres de las personas que disfrutan de lugares luminosos. Es por esto que te damos algunos consejos para que decores tu dormitorio en blanco:

 

Si quieres refrescar tu habitación, aligera los complementos textiles y utiliza el blanco como color protagonista. No utilices cortinas pesadas, prefiere los sutiles y ligeros visillos de algodón.

 

En la cama utiliza una funda nórdica blanca con cojines a juego. Si tienes un estilo moderno, intenta que sea lisa, pero si es romántico inclínate por un modelo que incluya bordados o puntillas.

 

Utiliza en las paredes color, pero de forma delicada. Malva claro o celeste son colores apropiados, por lo que puedes repetir este tono en un cojín o sábanas.

 

Utiliza cuadros de grandes dimensiones sin enmarcar, son colores claros y de preferencia con fondo blanco.

 

Un ramo de flores naturales puede ser de gran ayuda para dar un toque natural a la decoración