14 señales de que estás en una relación abusiva

¿Quieres saber si estás en una relación abusiva? Mira las siguientes señales de alerta.

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

Las relaciones violentas no siempre implican gritos y golpes. Existe una forma de violencia mucho más sutil: un abuso que echa raíces poco a poco y que muchas veces se torna imperceptible.

¿Cómo saber si estás en una relación abusiva? Primero que nada, siquiera preguntártelo es una señal de alerta. Pero si quieres estar segura, contesta las siguientes preguntas con sinceridad.

Un hombre abusivo…


Piensa que le pones el cuerno con cuanto hombre se te pone enfrente

Es extremadamente celoso, y ni siquiera tienes que darle motivos para que lo sea. Jura que le has sido infiel con muchos hombres. En pocas palabras: no te baja de “fácil”… por decirlo de una manera linda.


Te dice que no es que no confíe en ti, “es que no confía en los demás”

Otra variante del hombre posesivo: te dice que confía perfectamente en ti, pero que no confía en las intenciones de los demás (“y es que los hombres son muy perros”). Ése es su pretexto para controlarte.


Te restringe económicamente

Dependes económicamente de él y él controla todo el dinero. Te da una cantidad muy limitada y te dice qué es lo que tienes que hacer con ella. En su cabeza no cabe la idea de que tú trabajes para ganar tu propio dinero. ¿Por qué querrías hacerlo si para eso lo tienes a él?


Te amenaza, aunque después te dice “que obviamente es broma”

Cuando se enoja te amenaza con mil cosas, y suena bastante serio al respecto. Sin embargo, cuando se le pasa el enojo, te dice algo así como “obviamente no te lo creíste, ¿verdad? Sabes que no lo digo en serio”.


Te acecha

Revisa tus llamadas, tu correo electrónico, te pide tus contraseñas (aunque tal vez de una manera disfrazada), te cuestiona sobre “ese amigo que sale en tu foto”, te llama cada dos segundos cuando sales con tus amigas... Te tiene bajo la lupa.


Te dice que “eres su propiedad”

Ya que eres propiedad suya, se siente con el derecho de decirte con quién puedes salir o con quién no. No te visualiza como una mujer independiente, sino como una extensión suya. Tú te sientes obligada a pedir su consentimiento para casi cualquier cosa.


Tiene arranques de agresividad y luego se disculpa

De pronto se comporta violento: alza la voz, golpea puertas, te amenaza. Después se muestra arrepentido y se deshace en disculpas. Se convierte en un hombre maravilloso… claro, durante un tiempo.


Te hace sentir culpable

Siempre encuentra la forma de que te sientas culpable: de no estar con él, de dejarlo solo mientras sales con tus amigas, de no cuidarlo bien… Al final, terminas por asumir todo lo que te dice. Es un manipulador emocional experto


Critica constantemente tu comportamiento

No le parece nada de lo que haces, y te compara con frecuencia con otras mujeres. Su mamá sí cocina bien, su cuñada sí se viste increíble, su prima sí consiente a su esposo. Tus decisiones nunca parecen gustarle, a menos de que él las haya tomado por ti, claro.


Trata de controlar todo lo que haces

Esta actitud va muy ligada a la anterior. Te dice cómo le gustaría que te vistieras (sí, así, muy “amablemente”), con qué personas no te conviene llevarte, cuánto deberías adelgazar para verte bien.


Te avergüenza enfrente de los demás

Frente a otras personas, incluso familiares y amigos, hace comentarios que te hacen sentir humillada. Cuando le dices que te hizo sentir mal, te dice que “te tomas todo demasiado en serio”.


Minimiza tus comentarios y necesidades

Sus deseos son los únicos que importan, y tú has caído en el juego al poner tus necesidades en último lugar. Te hace sentir que tus preocupaciones son poco importantes y que tus reacciones son exageradas.


Te culpa de su infelicidad y de todos los males en su vida

Al final de todo, tú siempre eres la culpable de todo lo malo que le pasa. Si se pone violento por un arranque de celos, te dice que tú fuiste responsable por “haberlo provocado”. Él lo ha dado todo por ti, y tú te comportas como una desagradecida.


Pero, a la vez, te dice que no es capaz de estar sin ti

Si le dices que vas a dejarlo y te nota convencida, cambia completamente de actitud: te dice que no puede vivir sin ti, que su vida sin ti no tiene sentido. Se convierte él en la víctima, y tú, en la mujer maldita que quiere dejarlo.


Si te identificaste con varios puntos anteriores, quizá sea momento de replantearte tu relación. No dudes en buscar asesoría con un especialista para que te guíe sobre lo que puedes hacer. Lo más importante: no aceptes estar con alguien que no te haga sentir amada todos y cada uno de los días de tu vida. ¡Mereces mucho más que eso!


Relacionado: Relaciones abusivas, el amor convertido en violencia

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos