*

12 tips para hacer enojar a tus invitados

Las bodas involucran muchos detalles y, en algunas ocasiones, los novios se pierden en pormenores y descuidan aspectos importantes que pueden molestar a los asistentes.

Para no caer en estos errores, hemos investigado los escenarios que más los irritan.

1. Invítalos al último minuto

Es muy desconcertante recibir una invitación de boda una semana antes del evento, pues lo primero que uno pensaría es ¿me habrán considerado hasta ahora porque alguien más canceló?

Evita estos malentendidos y mejor reparte todas las tarjetas con unos 20 días de anticipación.

2. No les des boleto extra

Todos los solteros entienden esta situación, pero es muy incómodo no poder ir acompañado de un amigo, hermano o pretendiente sólo por el hecho de no contar con una pareja formal.

Si vas a invitar a una persona, lo ideal es darle dos boletos. En caso de que no quieran llevar a nadie, te lo harán saber cuando confirmen su asistencia.

3. Pide regalos específicos y caros

Cuando uno da un obsequio de bodas, lo hace dentro de las posibilidades de cada uno. Es desagradable ver las mesas de regalos con objetos de precios exorbitantes. Procura balancear tu lista con importes variados y razonables.

4. Dales la dirección confusa

No hay cosa más irritante que no poder llegar a tu destino. Ahora hay herramientas como Google Maps y Waze, sin embargo, es mejor no confiarse y procurar que el mapa de la invitación sea lo más claro y exacto posible.

5. Haz de tu misa, eterna

Sin duda es uno de los momento más importante del día, pero no por eso debes abusar. Una ceremonia de 45 minutos es perfecta. Hable con el padre y pídele que no se extienda demasiado.

6. Confúndelos al llegar

Habla muy mal de una boda si al llegar al recinto no hay nadie que te reciba con un saludo y con indicaciones. Oriéntalos desde el primer minuto de su llegada.

7. Haz que pierdan su tiempo

Ese espacio entre la misa y la comida es vital para realizar la sesión de fotos. Sin embargo, muchos novios se tardan demasiado. Recuerda que los asistentes tienen mucha hambre y aunque repartas cocteles y algunos canapés, lo mejor es ser prudente con el tiempo.

8. Siéntalos donde sea

En todas las bodas hay una mesa de desconocidos. Para los novios no es problema, pero para el invitado es horrible llegar y ver que le sentaron con extraños.

Sabemos que no siempre se puede acomodar a todo el mundo, pero en la medida de lo posible, traten de asignar mesas con personas que tengan cosas en común.

9. ¡Sube (demasiado) el volumen!

Es muy incómodo tener que gritar para platicar con la persona que está sentada a un lado. Para evitar esto, enséñale al DJ el croquis de las mesas para que pueda colocar las bocinas en otros lugares.

10. Que haya mala comida

El banquete siempre se va a discutir y seguro habrá el que ame un platillo y el que lo odie. Pero los disgustos reales comienzan cuando toda la comida es muy mala, salada o fría.

Contrata a un banquetero que hayas probado en otros eventos. Recuerda que no es lo mismo cocinar para 10 personas que para 400.

11. Que haya pocos meseros

Estar persiguiendo a un mesero para que te traiga una cuba o un simple vaso de agua es desesperante. Asegúrate de contratar suficientes manos para que todos los comensales disfruten.

12. Suciedad por todos lados

A veces pasa que llegas a una hacienda antigua o a una casa espectacular en la playa y te encuentras con el gran defecto de que sólo cuenta con cuatro baños para atender a 500 personas.

En estos casos lo mejor es contratar servicios portátiles y procurar que siempre estén limpios y relucientes.