10 tips básicos para evitar desastres en tu boda

Sigue estos tips y asegúrate de que todo salga conforme lo planeado.

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

Probablemente, tu boda será el evento más importante que organices en tu vida. Conllevará meses de trabajo arduo: buscar ideas originales en Pinterest, realizar cientos de llamadas, visitar proveedores, elegir entre lo que adoras y lo que puedes pagar… en fin. No queremos ser aguafiestas, pero, por más que creas que tienes todo bajo control, si no tienes cuidado con ciertos aspectos de la organización el mero día muchas cosas podrían salir mal.

Si quieres que tu boda fluya sin contratiempos, presta mucha atención a estos puntos. ¡Te ahorrarán muchos dolores de cabeza!


Controla tus gastos

Te lo repetimos hasta el cansancio, ¿verdad? No importa: éste es uno de los puntos primordiales para que una boda salga tal como la has planeado. Piensa en cuánto realmente puedes gastar y encuentra la forma de ceñirte a ese presupuesto: siempre habrá un salón más elegante, arreglos más lindos o un vestido como el que siempre habías soñado, pero deberás establecer prioridades. Aunque no lo creas, cuidar tus gastos te ayudará a tener un mayor control de la organización.


Establece prioridades

Seguramente esas horas navegando en internet te han metido un sinfín de ideas en la cabeza: quieres detalles en cada rincón de tu boda, una mesa de postres infinita, un show de fuegos artificiales en el momento en que digan “sí, acepto”... Sin embargo, la forma más segura de que tu boda fluya sin contratiempos es enfocarte en aquello que consideres básico. No quieras abarcarlo todo o te arriesgarás a descuidar las cosas más importantes.


Protégete contra el fraude

No es nuestra intención asustarte, pero no son pocos los casos de chicas que confían gran parte de su boda a empresas de eventos que no cumplen con lo establecido. Para evitar que esto te pase, elige un salón y un banquete que te haya recomendado alguien, y pide que te den muestras de su trabajo y te enseñen su acta constitutiva. Asimismo, no olvides dejar claro en el contrato todos y cada uno de los servicios que se comprometen a prestarte. Mira más tips para evitar un fraude.


Si no tienes tiempo, contrata a un wedding planner

Si estás atareadísima con tu trabajo, planear una boda quizá no sea una buena idea: te echarás un montón de estrés extra encima y probablemente las cosas no salgan como quieras. En este caso, la mejor opción es contratar a un wedding planner que haga todo el trabajo duro por ti, para que sólo tengas que preocuparte por tomar decisiones. Te costará más, sí, pero ¿qué puede salir más caro que pagar una boda que no salga tal como la quieres? Mira aquí los pros y contras de contratar a un wedding planner.


Aprende a decir “no”

Todo el mundo querrá opinar sobre tu boda. Tu mamá querrá convencerte de que la hagas en una hacienda, tu suegra, de que lleves un vestido de princesa, tus tías dirán que hacerla por la noche es una pésima idea… Si dejas que toda tu familia “meta su cuchara” en tus decisiones, te arriesgas a tener una boda que dé gusto a todos menos a ti. Mira estos tips para enfrentar a una madre controladora.


Hazte pruebas de maquillaje y peinado

Sabemos que tienes que ahorrar en algunos aspectos, pero ¡que éste no sea uno! Es indispensable que te hagas pruebas de maquillaje y peinado hasta encontrar el look que te haga sentir perfectamente cómoda. De lo contrario, no podrás saber cómo lucirás el día más importante de tu vida. ¿Te imaginas caminar hacia el altar con un look espantoso? Estos son otros rubros en los que no deberías ahorrar.


Haz un plan de contingencia

Aunque tengas todo perfectamente organizado, algunas cosas pueden salir mal a última hora. En lugar de agobiarte, ten preparado un plan para enfrentar las principales cosas que podrían salir mal. Lleva un kit de emergencia, ten a la mano un cuaderno con los teléfonos de los proveedores, ten un plan B por si el sacerdote o el juez no llegan a casarlos… mira esta lista contra emergencias.


Revisa el pronóstico del clima

Seguramente ya tomaste en cuenta el clima de temporada, pero todo puede pasar: puede llover en plena primavera o hacer un frío terrible cuando menos lo esperas. Revisa el pronóstico del clima unos dos días antes de tu boda; si hay posibilidad de que llueva, no dudes en contratar una lona.


Designa gente de confianza 

El día de tu boda, lo último que deberías hacer es estarte preocupando por que las cosas salgan bien. Designa varias personas de confianza y pídeles que se encarguen de cosas específicas: alguien tendrá que ver que el banquete se sirva a tiempo, alguien más que la mesa de postres esté perfecta, alguien que no haya invitados incómodos… tu papel será nada más que disfrutar.


Unos días antes dedícate a descansar

A estas alturas, lo hecho, hecho está. Ya hiciste suficiente trabajo, así que, unos días antes de tu boda, dedícate a relajarte y descansar. No querrás llegar al día más importante de tu vida con unas ojeras enormes y una colitis de muerte producto del estrés. En serio, ¿Qué puede ser más desastroso que no disfrutar al máximo tu boda?

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos