10 tips básicos para cuidar tu anillo de compromiso

Toma nota de las siguientes recomendaciones para proteger tu anillo de compromiso.

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

¿Recibiste un anillo de compromiso? ¡Felicidades! Estás por emprender un camino lleno de emociones y aventuras al lado de tu pareja. Como bien lo sabes, un anillo de compromiso es una de las posesiones más valiosas que tendrás en tu vida. Así que aprende a cuidarlo como es debido para que dure –como su amor– toda una eternidad. Toma nota de las siguientes recomendaciones:


¡No te lo quites!

La regla de oro: si vas a usar tu anillo en lugares públicos, no te lo quites por nada del mundo. No juguetees con él, no te lo quites para lavarte las manos, no lo dejes “un ratito” en la mesa porque te incomoda… Acostúmbrate a traerlo siempre contigo si es que no quieres arriesgarte a perderlo.


Guárdalo en una caja de seguridad

Por supuesto, llevarlo a todos lados quizá no sea una buena idea. Si vas a salir de fiesta, viajar en transporte público o hacer cualquier actividad que pudiera comprometerlo, es mejor dejarlo en casa, eso sí, resguardado en una caja fuerte.


Protégelo de acciones agresivas

Sí, los diamantes son las piedras más fuertes de este mundo, pero eso no quiera decir que no debas protegerlo de acciones agresivas. Si vas a fregar los trastes, hacer labores de jardinería, ir a la playa o practicar deportes extremos, asegúrate de quitártelo para que no se dañe.


Transpórtalo de manera segura en un viaje

¿Vas a viajar y quieres llevarlo contigo? Lleva también una bolsa individual suave para guardarlo o un estuche recubierto de cuero o fieltro. Por supuesto: jamás lo guardes en una maleta que vayas a documentar.


Límpialo en casa

Cada dos a tres semanas, prepara una mezcla de agua tibia con detergente para trastes y sumerge tu anillo durante tres minutos. Ojo: no añadas cloro a la mezcla. Sácalo y tállalo suavemente con un cepillo de dientes que no uses. Seca con un paño suave y seco.


Llévalo a que le hagan una limpieza profesional

Cada seis meses o una vez al año –dependiendo del desgaste del metal de la argolla– llévalo a la joyería donde lo compraste para que le hagan una limpieza profesional y quede como nuevo.


Revisa la montura

Cada semana, revisa que el diamante esté perfectamente fijo en su lugar. Si ves que está flojo, llévalo de inmediato con tu joyero de confianza.


Llévalo con un joyero de confianza

Por lo que más quieras, no lo lleves a limpiar ni reparar con cualquier joyero: de preferencia, llévalo sólo a la joyería en donde lo compraste. Quizá te cueste más caro, pero te asegurarás de que tu anillo permanezca en buenas condiciones.


Revisa el número de serie

Aun así, cada vez que lo recojas revisa el número de serie de tu diamante para asegurar que sea el tuyo. Éste se encuentra en un costado de tu diamante y puedes verlo a través de un microscopio; debe coincidir con el número de tu certificado.


Asegúralo

La mejor forma de usar tu anillo sin preocupaciones es protegerlo con un seguro contra daños, robos o pérdidas. Pregunta en tu compañía de seguros si ofrecen este servicio. También puedes preguntar directamente en la joyería donde fue adquirido.


Relacionado: Anillos de compromiso, dónde comprarlos en México

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos