10 tipos de suegras (y cómo lidiar con ellas)

Las suegras juegan un papel esencial en nuestras vidas. ¿En qué categoría entra la tuya?

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

El tema de las suegras siempre ha sido escabroso. Todas hemos tenido una que nos ha sacado de nuestras casillas o, si hemos sido afortunadas, una que se ha ganado nuestro corazón. Una cosa es segura: las suegras juegan un papel fundamental en nuestra relación de pareja, a veces a nuestro favor y a veces, en contra. Aquí, los 10 principales tipos de suegra y cómo lidiar con ellos:

La sobreprotectora

Suele ser entrometida y tratar a su hijo como si aún tuviera 12 años (le llama 3 veces al día para preguntarle cómo está, supervisa su alimentación, lo lleva al médico si tiene un resfriado...). El riesgo: podrías convertirte fácilmente en "la mujer que no atiende a su hijo". ¿Nuestro consejo? No compitas con ella ni la pongas en tu contra. Es mejor opción ganarte su confianza


La que considera que nadie merece a su hijo

Ella tiene a su hijo en una estima demasiado alta, y considera que ninguna mujer es "suficiente" para él. Evita que tu relación se convierta en una lucha constante por demostrarle que sí lo mereces: sé amable con ella y pídele a tu pareja que le explique lo importante que eres para él. Pero si sigue creyendo que eres una "doña nadie", no te lo tomes personal. Es problema de ella, no tuyo.


La que te sermonea

Nunca falta la suegra que se la pasa aleccionándote sobre el matrimonio (y la vida en general). Que si te estás tardando en tener hijos (y qué si no quieres tenerlos?), que si te alimentas demasiado mal, que si deberías dejar de trabajar y dedicarte al hogar... Escucha sus consejos y toma los que te sirvan. Si te estresa que se meta demasiado en tu vida, marca amablemente un límite. 


La que se mete en todo

Esta suegra es parecida a la anterior, pero con mucha mayor intensidad: cree que tiene el derecho de opinar sobre todo. Te dice cómo debe o no debe ser una "buena esposa", si quieres salir de vacaciones convence a tu esposo de que mejor ahorren y hasta te sugiere cómo vestirte. ¿La mejor opción? Establece un límite, y pídele a él que también lo haga.

Suegra aleccionadora, la que te sermonea por todo.

La que quiere ser tu amiga

Esta es de las mejores suegras que te podrían tocar: una que se esfuerza en caerte bien y ganarse tu confianza. Sin embargo, existe el riesgo de que force la relación y te haga sentir sentir algo incómoda. Lleva "la fiesta en paz" con ella, aunque sin forzarte demasiado. 


La que está enamorada de su hijo

Ésta es una variante más preocupante de la suegra sobreprotectora: es la que no asimila que su hijo está "con otra mujer". Lo atosiga con mensajes de amor, regalos, abrazos y besos. La clave: no caigas en el juego de competir por el amor de tu pareja. Después de todo él está casado contigo, ¿no?


La chantajista

Es la suegra que siempre busca llamar la atención: se inventa malestares, dice que se siente sola, con comentarios "inocentes" hace sentir culpable a todo el mundo de sus desgracias... Tu esposo podría sentirse responsable y ceder ante sus chantajes, que podrían incluir pasar demasiado tiempo con ella o darle dinero. No dudes en hablar con él y hacerle saber cómo te sientes; de él dependerá solucionar la situación.


La respetuosa

Es amable contigo, apoya sus decisiones y da consejos si se los piden, pero no se entromete en sus vidas. Siempre está ahí para lo que se necesite y no te incomoda con preguntas al estilo de "¿y para cuándo piensan tener hijos?". Es la suegra que todas desearíamos tener.

La que te trata como una hija

Es cariñosa y su relación contigo va más allá; no te trata como la esposa de su hijo, sino como su propia hija. Puedes confiar en ella y pedirle consejos. ¿El riesgo? Cruzar la línea y confiarle algo que la ponga entre la espada y la pared, como un problema grave con su propio hijo.

La que prácticamente vive con ustedes

¡Horror! Es la suegra que quiere ir con ustedes a todas partes, y no concibe que quieran pasar tiempo a solas: tienen que llevarla de vacaciones con ustedes, comer con ella los fines de semana, invitarla a sus planes... Marca tu límite y dile a tu esposo que, por el bien de su relación, necesitan pasar tiempo sin ella. 


Relacionado: Estudio revela la clave de un matrimonio estable

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos