10 señales de que has aprendido a amarte a ti misma

Foto: Miramax, Universal Pictures

¿Ya hiciste las paces contigo misma? Sigue leyendo y descúbrelo.

Imprimir Enviar

Por: Ángel Celeste

“Ama la piel en la que estás”, dijo la actriz ganadora del Óscar Lupita Nyong’o en un discurso que dejó boquiabierto a más de uno. Y es que –por más trillado que pueda sonarnos– este mensaje es sumamente poderoso, sobre todo en una sociedad que idealiza la perfección y rechaza la diversidad.

¿Te aceptas tal como eres, con tus virtudes y defectos, o te reprochas constantemente no ser la mujer que anhelas? Sigue leyendo y descubre si ya has hecho las paces contigo misma.


Eres firme al decir “no”

Difícilmente haces algo con lo que no estés de acuerdo, aunque eso implique no siempre quedar bien frente a los demás. Si algo no va contigo, no lo haces y punto. No temes mostrar tu carácter para hacer valer tus decisiones


Te consientes

Sabes darte tu lugar, así que, tal como harías con una pareja, te procuras con detalles que te hacen sentir bien: tu cena favorita, un viaje a solas, un rico masaje en un spa… No sientes que te hace falta alguien para compartir el momento, pues sabes que contigo tienes más que suficiente. 


Cuidas tus relaciones

Sabes que tus relaciones son una parte importante de tu bienestar, por lo que procuras rodearte por personas que dejen algo bueno en tu vida. Evitas las relaciones tóxicas.


Proteges tu cuerpo

Haces ejercicio, lo alimentas correctamente, evitas someterlo a excesos y le dedicas tiempo al descanso y al sueño. Sabes que es tu templo y debes venerarlo como tal.


Conoces tus límites

Sabes perfectamente qué es lo que te gusta y lo que no. Conoces tus límites y no te presionas para sobrepasarlos; en otras palabras, no eres dura contigo misma. Por supuesto: esto no quiere decir que no estés dispuesta a explorar nuevos horizontes y a aceptar retos.


Trabajas en tus defectos

En lugar de odiar tus defectos y limitarte a criticarlos, haces lo posible por aceptarlos como parte de ti, o bien, por cambiarlos si es que es factible. ¿Odias ser tan controladora? Trabajas en ello cada día. ¿No eres nada flexible? Nada que unas clases de yoga no puedan arreglar. 


Cuidas tus emociones

No te tomas nada personal ni te “bajoneas” a la menor provocación. Asimismo, no lanzas malas vibras a nadie, ni participas en conversaciones cuyo único fin es criticar a alguien más. Sabes que hay cosas más importantes en las cuales emplear tu energía. 


Buscas lo mejor para ti

Huyes del espejismo de lo nice y decides conservar lo realmente valioso. Te gusta rodearte de quienes viven contigo experiencias padrísimas y por lo que mantienes cero relación con personas que te lastiman de alguna forma. 


Alimentas tu mente

Quizá te encante leer poesía, o tal vez adores las conversaciones enriquecedoras con tus amigos o con extraños. Adoras conocer otros modos de vida y puntos de vista. Te mantienes mentalmente activa.


Respetas quien eres

Tienes claro que la seguridad y confianza en ti misma comienzan con el respeto que tienes hacia tu cuerpo y tus decisiones.


Tips para fortalecer la relación contigo misma:

-Evita compararte: eres única e irrepetible.

-Esfuérzate en todo lo que hagas.

-Aprende de lo que les pasa a otros. 

-¿Te gusta correr, nadar o practicar yoga?, ten presente que el ejercicio es el mejor obsequio para tu cuerpo.

-Lee. ¿Qué prefieres, revistas, periódicos o libros?

-Dile a quienes quieres o amas lo que sientes por ellos. Estos son algunos beneficios de decir "te amo".

Habla bien de ti. No uses expresiones como “estoy hecha un puerco”, “soy una estúpida”, etc.


No te puedes perder:

El discurso de Lupita Nyong’o sobre la belleza:



Colaboración de Fundación Teletón México.

Relacionado: Y tú, ¿qué detestas de tu cuerpo?

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos