10 pasos para la propuesta de matrimonio perfecta

Propuesta de matrimonio perfecta

Sigue estos tips para darle el anillo y ¡tu propuesta será un éxito garantizado!

Imprimir Enviar

Por: Paulina Santibáñez

Lo tienes muy claro: quieres compartir con ella el resto de tu vida. Has decidido pedirle que se case contigo y, por supuesto, quieres que sea un momento inolvidable. Para que todo salga conforme a lo planeado, existen algunos factores que deberías considerar antes de hacer la “gran pregunta”. ¿Listo para anotarlos?


Valora la relación

No hay duda de que la amas, pero ¿cómo está su relación? Si se encuentran en un periodo inestable, es mejor que esperes un poco. Muchos hombres cometen el error de proponer matrimonio cuando las cosas no van bien, pensando que así se arreglarán mágicamente. Tener una relación estable es el primer paso para pedirle que se case contigo.


Prepara el terreno

Se trata de que sea sorpresa, mas no de que ella no tenga ni la más remota idea de tus planes. Es vital que, antes de darle el anillo, hayan platicado sobre sus planes y coincidido en que quieren casarse. ¡No asumas nada si no se lo has preguntado! Recuerda que ésta es una decisión importantísima que ambos deberían tomar con tiempo y no bajo presión. Si estás seguro de que quiere casarse contigo, sigue adelante.


Escoge el anillo de compromiso perfecto

Haz un presupuesto realista para el anillo. Dicen que éste debería costar lo equivalente a tres meses de tu sueldo, pero actualmente ¡nada podría estar más alejado de la realidad! Visita varias joyerías, pregunta todas las dudas que tengas y, si no estás muy seguro de qué joya le gustaría, pide asesoría a las personas cercanas a ella. Mira más tips para escoger el anillo perfecto.


Sorpréndela

Sabe que algún día le pedirás que se case contigo, pero no sabe cómo ni cuándo. Procura mantener en secreto tus planes para que el momento la tome por sorpresa. ¡No hay nada más emocionante que una propuesta inesperada!


Pide ayuda a sus familiares y amigos

Acércate a su hermana o su mejor amiga y cuéntale tus planes. Ellas podrán orientarte sobre cuál sería el mejor momento para hacerlo y en qué condiciones. Mejor aún: podrían ayudarte a organizar el evento. Por supuesto, pídeles total discreción.

¿Un gran evento en público o algo más íntimo? Decide dependiendo de su personalidad.

Toma en cuenta su personalidad

¿Viste el video de un hombre proponiéndole a su novia con un inmenso flashmob en Disneyworld? Suena increíble, pero quizá no sea lo que tu chica apreciaría más. Piensa si es extrovertida o más bien reservada, si preferiría un evento en un lugar público, una pedida con toda su familia y sus amigos o más bien algo íntimo, en lo que se pueda sentir completamente cómoda.


Controla los nervios

Las mujeres somos muy perceptivas, a veces demasiado. Esto quiere decir que, si eres un manojo de nervios, tu novia se dará cuenta de que algo traes entre manos… y quizá no piense lo mejor. Relájate y disfruta el proceso, ¡todo saldrá bien!


Espera el momento justo

No lo hagas hasta que no te sientas preparado, decidido y tranquilo. Evita pedirle matrimonio en medio de un apuro o una situación difícil. Puedes elegir un día especial, como su aniversario o unas vacaciones juntos. Asimismo, pregunta a sus amigas en qué temporada le gustaría casarse: si te responden que sueña con una boda en invierno, no le des el anillo en diciembre; puede que la idea de esperar un año para casarse no le guste tanto.


Siéntete cómodo

Es cierto que la pedida de matrimonio se centra esencialmente en las mujeres, pero sería un gran error olvidarte por completo de lo que tú quieres. ¿Qué te gustaría a ti? ¿Algo público y vistoso o algo más romántico y privado? ¿En qué circunstancias te sentirás más cómodo para hacerle la pregunta que cambiará sus vidas?


Enfócate en pocos detalles

En lugar de querer hacer una megaproducción para decirle que se case contigo, idea algo especial y enfócate en los detalles más importantes. Entre más elementos quieras incluir en esta ocasión, más te arriesgas a que algo salga mal. Céntrate en lo que consideras más importante y deja que todo lo demás fluya.


Relacionado: Propuestas de matrimonio que te enchinarán la piel

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos