10 cosas que toda novia debe saber antes de casarse

Llega a tu boda preparada, entusiasmada y con ganas de comerte el mundo.

Imprimir Enviar

Por: Melissa Lara

Ya aceptaste casarte con él y estás a punto de comenzar el increíble proceso de planeación de una boda. Pero ¿ya sabes todo lo que involucra dar este paso? Para que te encuentres con los menores contratiempos posibles, a continuación te contamos cuáles son las 10 cosas que toda novia debe conocer antes del día esperado. Llega a tu boda preparada, entusiasmada y con ganas de comerte el mundo. ¡No te arrepentirás!


Gastarás más de lo que tienes planeado

Muchas novias inician con la idea de tener una ceremonia pequeña, íntima y que no sobrepase el presupuesto establecido; sin embargo, es difícil mantener esto cuando estás en medio de la organización. Quizá gastes un poco más de lo que tienes pensado, pero tendrás que ser muy estricta para no rebasar demasiado el presupuesto y endeudarte por años.


Harás cambios en la lista de invitados

Probablemente tu madre te incite a invitar a esa tía que no ves que tenías dos años (entérate de cómo hacerle para no ceder ante sus presiones). Pero conforme avance la planeación de la boda te darás cuenta de que los invitados deberían ser los que tengan cercanía contigo y tu prometido, y que tendrás que tachar a ciertas personas de la lista. Ten por seguro que algunas personas se lo tomarán personal, pero el día de la boda agradecerás haber elegido perfectamente a los invitados.


Habrá momentos en que sentirás que no podrás más

Con todo el peso que involucra la organización de la boda, seguro tendrás unos segundos de pánico, cuando los miles de pendientes y tareas por resolver se vuelvan abrumadores. Haz una lista de prioridades, aprende a delegar tareas y sigue estos consejos para relajarte.


Tu novio no querrá meter mucho su cuchara

Aceptémoslo: los hombres prefieren mantenerse un poco al margen de la organización. Esto no quiere decir que la boda no les interese, sino que los detalles que a ti te parecen importantísimos –la decoración, los recuerditos, la mesa de postres– son para él algo menor comparado con el hecho de que se casará contigo. Trata de involucrarlo en el proceso, pregúntale sus gustos y preferencias y pídele que te ayude en lo que sea necesario.


Deberás involucrarte en todos los detalles

Aunque tu Wedding Planner y los proveedores que elijas seguro tendrán muy claro cuáles son sus tareas en tu boda, también es importante que tú tengas presente cada movimiento. Desde la llegada del fotógrafo o el maquillista hasta la hora en que llegarán las flores, deberás estar al pendiente de todo para que no se te vaya ningún detalle. Otra opción más práctica es delegar responsabilidades con tus damas de honor de mayor confianza.


Algunas cosas no saldrán como habías pensado

Vete haciendo a la idea de que no podrás controlarlo todo, y por ende, algunas cosas serán diferentes a como las imaginaste. Los detalle son importantes, pero trata de concentrarte en lo esencial: la convivencia con tu pareja y tus seres queridos. Recuerda que el día de la boda puede pasar de todo, pero lo importante es que seas capaz de divertirte, de aprender y disfrutar cada segundo del día que tanto has esperado. Entérate de cómo evitar los contratiempos nupciales más comunes


Entrarás en el efecto “yo-yo”

Al ser la estrella de un día tan especial en tu vida, seguro querrás tomar el control de todo, protagonizar la escena, demandar atención, capturar a todos con las pláticas en torno a la boda y más. Recuerda que la gente a tu alrededor estará más que feliz de ayudarte, pero siempre y cuando mantengas un trato cordial con ellos. Evita a toda costa convertirte en una bridezilla: olvídate de la arrogancia, mantén tu toque cool y disfruta cada día hasta llegar al altar.


Te olvidarás a ratos de tu novio

Será tentador meterte de lleno en la organización de tu boda y olvidarte por un rato de tu relación de pareja. No le dejes de dar tu atención, ¡al contrario! Durante todo el proceso de la organización encárgate de organizar citas especiales para que estén solos. Te aseguramos que su actitud será mil veces mejor y más participativa.


Tendrás que platicar del futuro

A corto plazo la boda puede ser lo más importante, pero ¿qué pasará después? Es necesario que platiques con tu novio sobre el lugar donde vivirán, cómo se repartirán los gastos, qué horarios tendrá cada uno, cuándo comerán con tu familia y cuándo con la suya, etc. Muchas veces no le damos importancia, pero lo más elemental se concentra en este tipo de detalles. Estas son las cinco conversaciones que deben tener antes de casarse.


Le darás la bienvenida a toda una familia

¡Así es! La boda sólo requiere de dos personas, pero el camino se forma también con el amor de sus familias. Hazte a la idea de que ahora tendrás que convivir más tiempo con ellos; dales el gusto de conocer a la gran mujer que eres y que enamoró a su pareja. ¡Se enamorarán también de ti!

Ahora sí… ¡Camina al altar con la frente en alto y una enorme sonrisa!

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos