10 cosas que pasarán después de tu boda

Esto es algo de lo que sucederá una vez que tu boda termine. ¡Prepárate para lo que viene!

Imprimir Enviar

Por: Melissa Lara

Seguramente tu cabeza se encuentra llena de cosas relacionadas con la organización de tu boda: que si debes ajustar el vestido, elegir la mesa de postres, hablar con tus proveedores para pedirles un cambio… Pero, ¿alguna vez te has preguntado qué sucederá después de tu boda y tu luna de miel? ¿Te sentirás cansada o triste? ¿Comenzarás tu nueva vida en pareja con toda la energía del mundo? Éstas son algunas cosas que suelen sucederles a las recién casadas, y que muy probablemente te sucedan a ti. ¡Toma nota y prepárate!


Te sentirás nostálgica

Es posible que llores los primeros días. La melancolía te pegará, y no es para menos. En tu mente no volverá a existir un día tan perfecto como tu boda, así que querrás revivirlo el mayor tiempo posible. Puede ser que, cuando vuelvas a ver tu vestido de novia, algunas lágrimas broten y te acuerdes de todos los momentos especiales que pasaste al organizar este evento. ¡Aguas! Si te sientes triste por mucho tiempo, podrías estar sufriendo depresión post-boda.


No sabrás qué hacer con tu vestido de novia

Es precioso, y seguro pasarán por tu mente miles de dudas: “¿lo regalo?”, “¿lo pongo en renta?”, “¿lo tiro?”, “¿lo mando a lavar?”, etc. Lo mejor es que no tomes una decisión tan apresurada y que pienses bien qué futuro le ves a tu vestido. Puedes hacer mil cosas con él: mandarlo a una tintorería especializada y conservarlo como un gran recuerdo, alterarlo para crear otro vestido, ponerlo en renta para que alguien más cumpla su sueño… Mira algunas ideas aquí.


Ya no serás la estrella de las conversaciones

¡Ouch! El protagonismo fue excepcional, pero ya se acabó tu boda y, aunque te parezca extraño, la vida tiene que continuar. Es posible que tus publicaciones en Facebook ya no consigan tantos likes o que ahora los temas se centren en la próxima amiga que está a punto de casarse. Puede ser que esto te saque de onda en momentos, pero debes entender que ahora te toca vivir una etapa más emocionante: tu matrimonio.


Tú y tu esposo seguirán hablando de la boda

Durante semanas, meses… ¡o incluso años! No importa cuánto tiempo pase: si tú y tu esposo la pasaron increíble en su día, es muy probable que sus conversaciones se centren en ella en sus conversaciones. Ninguno de ustedes se cansará de decirle al otro qué tan bien se veían o bien repasarán emociones, momentos chuscos, segundos memorables, su primer baile, etc. Sin duda, una de las partes más lindas después de la boda.


Te sentirás extraña al no tener que planear nada

¡Sí! No te imaginas hasta qué nivel tu porcentaje de trabajo, responsabilidades y preocupaciones bajará. Una vez que haya pasado la boda ya no tendrás que preocuparte por nada: organizar a la familia, inventar decoraciones, llamar a tus proveedores, coordinar todo para el gran día, etc. Ésta es una excelente oportunidad para relajarte y vivir intensamente tus primeros días como esposa.


Tendrás que acoplarte a una nueva vida

Si no tuviste una plática previa con tu chico, ésta será la oportunidad perfecta para hablar de dinero, presupuesto, costumbres, etc. Asume que cada uno tenía un estilo diferente antes de vivir juntos, así que no te molestes en cambiar un poco tus hábitos normales para pasar más tiempo de calidad con tu esposo. Puede que te tome un poco de tiempo asimilar la idea de que ya no estás sola, pero te darás cuenta que es lo mejor del mundo pasar el resto de tu vida con tu gran amor.


Querrás viajar a todas partes con él

Una vez que haya pasado la boda, seguro querrás sumergirte en un millón de experiencias con tu esposo. Es normal la idea de querer viajar, conquistar el mundo, conocer los rincones más recónditos de tu ciudad o planear escapadas de fin de semana; sin embargo, no te ofusques con tanta planificación y mejor trata de disfrutar el día a día en tu vida de casada. Recuerda que les espera una vida entera para cumplir todos sus sueños.


No te cansarás de publicar fotos en tu muro de Facebook

Seguramente, una vez que tu fotógrafo de bodas te entregue todo el trabajo, querrás subir todas las imágenes a tu perfil para que familiares y amigos las vean. Te recomendamos que lo tomes con calma. Lo mejor es que publiques una o dos fotos a la semana para no saturar a quienes te siguen (hay algunos que odian ese tipo de estados). 


Agradecerás a quienes te apoyaron

Llegará el momento de agradecer a todas las personas que te apoyaron con la organización de la boda. Lo más recomendable es enviar tarjetas de agradecimiento a todos los invitados que te acompañaron en un día tan mágico, pero también te sugerimos que hagas extensivo el agradecimiento a los proveedores que superaron tus expectativas: banquete, maquillaje, peinado, fotografía, locación, wedding planner, música, etc. Una buena forma de agradecerles su trabajo es recomendarlos públicamente en redes sociales.


Querrás ponerte tu vestido y tomarte fotos casuales

Si amas los recuerdos, es muy posible que, cada que veas tu vestido de novia, lo quieras usar para caminar por tu casa un domingo casual. ¡Hazlo! Ese tipo de experiencias, además de ser muy chistosas, te ayudan a revivir los momentos más especiales de tu boda: fotos, bailes, compañías, besos, etc. No temas verte ridícula y, de ser posible, pídele a tu esposo que te haga una sesión de novia casual. ¡Se divertirán muchísimo!

Puede que termine la boda, pero lo te espera será muchísimo mejor. Recuerda tener una excelente actitud para recibir todos los cambios en tu vida de forma positiva.


Relacionado: Después de la luna de miel, ¿qué sigue?


 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos