10 cosas que nunca debes hacer en una boda

cosas que no debes hacer en una boda
Las bodas son para divertirse, pero ¡para todo hay límites!

Toma nota de lo que debes evitar si no quieres convertirte en "ese" invitado incómodo.

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

Podrá ser un enlace grande o pequeño, la novia podría ser tu gran amiga o una completa desconocida… Como sea, estas son algunas cosas que nunca, bajo ninguna circunstancia, deberías hacer en un enlace al que has sido invitado. ¡Toma nota!


Pasarte de copas

Suena obvio, ¿verdad? Sin embargo, ver a los invitados “hasta atrás” es algo bastante común en estos eventos. Los novios ya tienen suficientes preocupaciones, ¡no los aflijas más y ahórrate las vergüenzas!


Comer demasiado

¿Sirvieron un banquete de diez? piénsalo dos veces antes de pedir que te sirvan “otro platito”. Además de que más de una persona lo considerará de mala educación, terminarás a reventar y te sentirás bastante incómoda en tu vestido.


Criticar

No hay nada peor que un invitado que se la pasa criticando una boda: que si el vestido de la novia es horrible, que si la comida estuvo fría, que si el lugar no fue el óptimo… Si no tienes nada bueno que decir, guarda los comentarios para después.


Vestirte demasiado sexy

Una cosa es verte sexy y y con clase, y la otra, querer acaparar todas las miradas a como dé lugar. Claro que querrás lucir divina, pero recuerda: es la noche de la novia, y ella deberá ser la protagonista.



Vestir de blanco

La regla de oro: viste de cualquier color que se te ocurra, pero nunca de blanco. Se considera de mala educación que un invitado luzca “el color de la novia” durante un enlace. ¡Hay muchísimos otros tonos para escoger!



Llevar el regalo a la boda

Los obsequios siempre deberán entregarse antes de la boda, y de preferencia, ser adquiridos a través de una mesa de regalos. Es una pésima idea llegar a la boda con tu regalo: pensarán que quieres lucirte, y, además, pondrás en aprietos a los novios.


"¿Ya vieron el vestido de novia de Sarita? A mí se me vería mil veces mejor".



Llevarte los centros de mesa

Los centros de mesa están lindísimos, y seguro se verían divinos en tu sala. Además, ¿qué van a hacer los novios con tanta basura? Resiste la tentación de llevarte uno a casa: créenos, tu reputación vale más que eso.


Pedir un boleto extra “para un amigo”

No, no y no: pedir un boleto extra nunca será una buena idea. Cada boleto costó sangre y sudor a los novios, así que “uno más” no es cualquier cosa. Evita quedar como el “encajoso”, y evítale a los novios la pena de decirte que no.


Interrumpir a los novios durante la cena

Si llegaste tarde a la boda, espérate a saludar a los novios una vez que termine la cena. ¿Imaginas qué incómodo sería que los novios tuvieran que saludar invitados entre bocado y bocado?


Ser el alma de la fiesta

La pista es para divertirse, eso es cierto. Pero puedes ser el alma de la fiesta en otro momento. Ayuda a poner un buen ambiente, pero no trates de ser el centro de atención o te arriesgas a quitarle el reflector a los novios.

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos