10 cosas que aprendimos de La boda de mi mejor amigo

Foto: TriStar Pictures

Más allá de divertirnos, este filme tiene mucho que enseñarnos sobre relaciones personales

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

Hay muchas películas que pasan desapercibidas, pero hay otras, unas cuantas, que se quedan grabadas en nuestra memoria. Ya saben a qué nos referimos: a esas que podemos ver una y otra vez y que siempre nos dejan alguna enseñanza. ¿Una de ellas? La boda de mi mejor amigo, esa comedia romántica de 1997 que nos hizo amar y odiar a la protagonista, reír a carcajadas y llorar desconsoladamente. Todo en menos de dos horas.

Más allá de lo divertido que resulta este filme, es un hecho que tiene mucho que enseñarnos en cuestión de relaciones personales. ¿Cuáles son las principales enseñanzas que podemos aplicar en nuestra vida diaria? Sigue leyendo.


Si amas a alguien, díselo… pero no el día de su boda


Michael: Kimmy dice que si amas a alguien debes decirlo, decirlo en ese momento, claro y fuerte. De lo contrario, el momento simplemente…

Julianne Potter: Te pasa de largo.
Michael: Te pasa de largo. Sí. 

Cuando Julianne (Julia Roberts) se entera de que su mejor amigo Michael (Dermot Mulroney) está comprometido, se percata de que está perdidamente enamorada de él. Entonces decide sabotear su boda de todas las maneras posibles: haciendo que su futura esposa, Kimmy (Cameron Díaz) haga el ridículo, mandando correos falsos, dándole celos con un novio falso... Finalmente no le queda más remedio que decirle la verdad, pero ya es demasiado tarde. ¿Qué hubiera pasado si Julianne hubiera sido sincera desde el principio? 


Aprende a dejar ir


Algunas veces (mejor dicho: MUCHAS veces) las cosas no salen como planeamos. Cuando esto pasa, tenemos dos opciones: aferrarnos al pasado y frustrarnos, o bien, aceptar la realidad y dejarla ir. En las semanas previas a la boda de Michael, Julianne se empeña en hacerle ver que Kimmy no lo hará feliz. Quiere que se dé cuenta de que ella es su mejor elección, pero su amor no es correspondido. Por más doloroso que le resulte, Julianne al fin entiende que debe dejar ir al amor de su vida. 


Admite cuando te equivocas



Julianne: tuve el sueño más extraño. Soñé que una psicópata quería separarlos. Por fortuna, me desperté y vi que el mundo era tal como debía ser: mi mejor amigo acompañado por la mejor mujer. 

¿Recuerdas esta escena? En la boda de Michael y Kimmy, Julianne toma el micrófono para ofrecer un conmovedor discurso a los novios. Con palabras sinceras y enfrente de todos los invitados, admite que se equivocó al ponerse en medio y que está dispuesta a enmendar su error. ¡Es nuestra escena favorita!


Escucha a tus amigos


Algunas veces, escuchar el consejo de alguien más puede servirnos para ver las cosas con mayor claridad. A lo largo de la película, George (Rupert Everett) es la voz de sabiduría que guía a Julianne. Gracias a él, Julianne finalmente se convence de dejar a un lado los juegos y sincerarse con Michael. Al final, cuando las cosas no salen como ella esperaba, es quien pone su hombro para consolarla. 


Escoge cuidadosamente a tus damas de honor


Un instante después de conocer a Julianne, una ingenua Kimmy le pide que sea su dama de honor. Julianne finge ser la dama perfecta, pero en realidad hace todo lo posible por destruir su futuro enlace. ¿La moraleja? Escoge sólo a las amigas en quienes puedas confiar y apoyarte durante los momentos difíciles. Así no tendrás que estarte cuidando la espalda. Échale un ojo a estos tips para escoger a tus damas


No intentes cambiar a tu pareja


En una escena, Julianne intenta convencer a Kimmy de que el trabajo de su futuro esposo no es bueno para su matrimonio. La convence de que hable con él y le pida que trabaje con su papá en un negocio estable. Sin embargo, cuando Kimmy lo hace, Michael se siente herido y se replantea si debería casarse con alguien que no lo acepta tal como es. Y tiene toda la razón: ¿por qué tendría que cambiar su vida para ajustarse a los criterios de alguien más?


Elige una canción especial para tu baile de novios 


Uno de los grandes problemas de Michael y Kimmy es que no tienen una canción que los identifique como pareja. Así, llega el día de su boda y no tienen una canción romántica que bailar. Julianne busca enmendar su error al regalarles una melodía mientras encuentran la suya. No tomes esta decisión a la ligera: para su baile de casados, piensa en una canción que signifique algo importante para ustedes. ¡Recordarán ese momento por el resto de sus vidas! 


Nunca te pruebes el anillo de alguien más 


…a menos que un tipo sexy te lo quite con la boca. 


Comunícate con tu pareja


En las semanas previas a la boda, Julianne consigue que Michael y Kimmy se enojen hasta dejarse de hablar. El día de la boda se comunican sólo a través de ella, y por supuesto, ella distorsiona la los mensajes para conseguir que terminen para siempre. Finalmente, Michael decide seguir con la boda. Si ambos hubieran hablado las cosas en lugar de tener una (malintencionada) mensajera, la historia hubiera sido otra.


Toma en cuenta: el fin no justifica los medios



Julianne: (…) No he hecho nada más que cosas despreciables y terribles desde que llegué aquí. Pero, Michael, solo estaba tratando de reconquistarte. 


¿Alguna vez has escuchado la frase “si amas a alguien, haz lo que sea por conseguir su amor”? Quizá sea momento de replantearla. Julianne realmente ama a Michael, eso nadie lo duda. También cree firmemente que él sólo será feliz si se queda con ella. Pero eso no justifica intentar pisotear todo lo que se encuentra a su paso con tal de conseguir su objetivo. ¿No crees?


Relacionado: Los 10 besos más apasionados de la historia del cine

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos